El Socialista 339 - Agosto de 2008

EL SUNTUAP:

 Historia de resistencia y dignidad

Cinthia Orozco y Guillermina González

Hoy, el Sindicato Unitario de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla (SUNTUAP) vuelve a estar en la trinchera luchando por el otorgamiento de la toma de nota, negada tiempo atrás. La lucha de la dirigencia del SUNTUAP ha puesto en riesgo la cabeza del director de la Junta de Conciliación y Arbitraje y ha evidenciado  que el problema radica en la colusión entre gobierno estatal, Junta Local de Conciliación y Arbitraje y autoridades universitarias que violan el derecho a la libertad sindical.

A manera de recuento

A raíz de la reestructuración de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), fueron despedidos varios trabajadores democráticos; así mismo, desaparecieron al sindicato democrático de la BUAP: el SUNTUAP. A la par, crearon dos sindicatos “blancos” con el fin de dividir a los trabajadores: la  Asociación para Académicos de la BUAP (ASPABUAP) y el Sindicato de Trabajadores de la BUAP (SITBUAP). En medio del ambiente represivo, el SUNTUAP quedó marginado, sin apoyo de la mayoría de las bases universitarias.

Desde los 90, el SUNTUAP ha luchado por recuperar su reconocimiento legal, y pese a no conseguirlo, nunca cesó de apoyar las luchas laborales universitarias, como la de los despedidos quienes finalmente lograron su reinstalación, entre otras. Y siempre con la disposición de apoyar cualquier lucha democrática.

El 24 de junio de este año, la dirigencia acordó realizar un mitin para después establecer un plantón indefinido en el zócalo de la ciudad de Puebla,  para exigir la destitución del responsable de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, Jorge Ramos Lobato,  quien no ha dado respuesta a la toma de nota y no ha ejecutado la sentencia de amparo del Juez de Distrito que les concede la razón. 

Negativa de Toma de Nota del SUNTUAP

La negativa de la toma de nota es un asunto político y no legal. El SUNTUAP cumple con todos los requisitos; la razón de dicha negativa es el temor de las autoridades universitarias, que saben lo que implicaría tener al SUNTUAP como sindicato con representación legal.

Muchos de los trabajadores administrativos de la universidad de Puebla están por honorarios y otros han sido subcontratados, lo que implica tener la mitad de prestaciones que los que están por nómina; no hay posibilidades de ascender laboral ni económicamente, el salario es bajo,  sólo se tiene acceso a descuentos si el trabajador estudia. Los de honorarios no reciben prestaciones. En el caso de los catedráticos, las plazas de tiempo completo son congeladas o divididas en medios tiempos y la tendencia es a pagar por hora clase, renovando contratos temporales como lo hacen las universidades privadas. También se ha anunciado un recorte en las becas para investigadores. Asimismo, fue aprobada la reforma al régimen de jubilaciones y pensiones. A esto se suma la corrupción, el compadrazgo y el bajo nivel académico, lo que ha generado inconformidad en la comunidad.

Ante esto, sería un peligro para la “estabilidad” que el SUNTUAP fuera reconocido legalmente, ya que al darles ese derecho, muchos trabajadores no dudarían en afiliarse, ya que ni el SITBUAP ni el ASPABUAP han favorecido los intereses de la base trabajadora, ya que no solo no se han opuesto a las políticas universitarias, sino que las avalan.

Gobierno estatal, junta local  y autoridades universitarias contra la libertad sindical

Al no reconocer la legitimidad del SUNTUAP; el rector busca acabar con focos rojos de oposición al interior de la Universidad, y es que esta organización ha ganado gran prestigio en el terreno de la lucha democrática. Para lograr su objetivo, las autoridades de la BUAP aprovechan su cercana relación con el gobernador Mario Marín.

Y es el gober el que ordena al presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje, Jorge Ramos Lobato negarle al SUNTUAP el amparo que se obtuvo el 31 de marzo de este año y que se ratificó el 9 de junio.
El SUNTUAP ha buscado apoyo de la UNT, que le ha brindado su solidaridad; no obstante, como el Aspabuap también pertenece a la UNT, sus dirigentes han vociferado que esta no debe abanderar a grupos sin reconocimiento legal.

Este justo movimiento requiere de toda nuestra solidaridad. Puedes apoyarlo enviando pronunciamientos a las siguientes direcciones:

 

Rector de la BUAP: enrique.aguera@rectoria.buap.mx, Presidente de la JLCyA, Jorge Ramos Lobato, 24 sur 501 local 94 Plaza del Sol Finanzas, Col. Azcárate, C.P. 72501, Tels: 01 22 22 35 61 62 y 01 22 22 35 65 17, Gobernador de Puebla, Mario Marín: gobernador@puebla.gob.mx, tels: 01 22 22 13 88 10 ó 50 ó 51.

 

 

 

 

Contenido

Editorial

La primera fase de la consulta: ¿Éxito o fracaso?

El gobierno y Grupo México no han podido doblegar al Sindicato Minero

Estudiantes de la UPN de SLP en defensa de la educación