Oaxaca conquistó la rezonificación para todo el país
Genoveva Ramírez

Pluma No. 5 - Invierno 2006

En 1940 el gobierno de Miguel Alemán impuso un salario mínimo por zona geográfica. Desde entonces existen tres zonas económicas para efectos salariales, aunque la Constitución señala que no debe haber diferencias entre los emolumentos que perciben los trabajadores.

En la zona geográfica A se ubican los estados de Baja California Norte y Sur y el Distrito Federal, así como algunos municipios del estado de México, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Ciudad Juárez, Chihuahua.

La zona geográfica B está constituida por algunos municipios de Jalisco, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

La C la integran los municipios de Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

La importancia que tiene pasar de una zona económica a otra estriba en que incrementa los sueldos y por tanto las prestaciones: aguinaldo, prima vacacional, etc. No es lo mismo estar en la zona I, que equivale a un 40% del sueldo establecido, que en la zona II, que representa el 60%, o en la zona III, donde se paga un 100% de sobresueldo.

En el documento "¿Por qué exigimos pasar de la zona económica I a la zona económica III?", con fecha 27 de mayo de 2004, los maestros oaxaqueños explican:
"La lucha por la rezonificación salarial que los trabajadores de la educación hemos dado para que todos los municipios de la entidad pasen de la Zona I a la III, es una demanda histórica de nuestro movimiento, porque siempre hemos exigido esa demanda por vida cara y hemos tenido algunos logros, entre los que destacan los siguientes:
"1. En la negociación salarial del año de 1994, el Gobierno del Estado y el IEEPO (Instituto de Educación de Oaxaca), resolvieron que a partir del 1º de septiembre de ese año, la CISC autorizó la primera fase de rezonificación para 516 municipios que se encontraban en la zona I. De esta forma la nueva composición de las zonas económicas de la entidad fue la siguiente:

"516 Municipios se encuentran en la zona económica 1.5., 54 Municipios se encuentran en la zona económica II y los puertos de Salina Cruz y Escondido se encuentran en la zona económica III."

Como la mayoría de municipios quedaron fuera de la zona III, la reivindicación de este aumento salarial quedó pendiente para la mayoría de maestros, salvo para los de Salina Cruz y Puerto Escondido. En los años siguientes a 1994 la sección 22 fue obteniendo pequeñas compensaciones económicas que estuvieron muy lejos de satisfacer plenamente la demanda de aumento salarial a través de la rezonificación. Tuvo que ocurrir el potente movimiento magisterial-popular de 2006 para que el gobierno federal de Fox doblara las manos y se comprometiera a concederlo, sin bien de manera gradual, hasta completarlo en pocos años. Felipe Calderón, en ese tiempo "presidente electo", refrendó la decisión.

Aunque este gran logro debe tomarse con sumo cuidado, pues es una promesa de un presidente que aún no asumía sus funciones. Del otro lado, de resolverse la asignación financiera del caso para los docentes oaxaqueños y no para el resto de maestros del país, se transformaría de inmediato en una reivindicación del magisterio nacional.

Caravana con sombrero ajeno

"Oportunamente" el secretario general del SNTE y senador por el "Panal", Rafael Ochoa Guzmán, retomó la demanda de la sección 22 y desde la tribuna de la Cámara pidió "rezonificar" el salario a los profesores de todo el país. El punto de acuerdo se aprobó con el respaldo de todos los partidos. Es obvio que esta conquista nunca se debió al charrismo magisterial nacional ni tampoco a la dirección de la sección 22. El gobierno federal tuvo que otorgarla, con la esperanza de que amortiguaría el movimiento.

 

41 mil millones de pesos arrancados al gobierno

El golpe represivo y los más de 200 presos, así como la permanencia de Ulises Ruiz como gobernador, han dejado obviamente una sensación amarga que ha ocultado que el movimiento de 2006 obtuvo un importante triunfo económico: la rezonificación, que es un aumento salarial no sólo para los maestros oaxaqueños sino para la mayoría de docentes del país. Nos parece equivocado que se menosprecie este logro. Según el diario Reforma, beneficiará al 80 por ciento de maestros, quienes recibirán un 20 % más de su sueldo actual. Por lo pronto, el gobierno federal ya tiene un enorme problema, debido a que el pago de este incremento asciende a 41 mil millones de pesos anuales, una cifra de consideración para un presupuesto nacional mordido por numerosas deudas, por financiamientos de sistemas provisionales quebrados, y "rescates" de banqueros y empresarios corruptos e incompetentes. El heroico movimiento sureño consiguió que la renta nacional se repartiera esta vez a favor de los asalariados (La Redacción).