¿Hubo doble poder en Oaxaca?
Ramón I. Centeno

Pluma No. 5 - Invierno 2006

Para nosotros, marxistas revolucionarios, el gobierno de los trabajadores y los campesinos o "dictadura del proletariado" no es sólo un postulado teórico. El poder de las masas es una posibilidad concreta que se presenta cuando, al luchar intensamente, crean sus propias organizaciones de combate; pero sobre todo, cuando estos organismos comienzan a ejercer funciones de administración y gobierno. Es fundamental el desarrollo de estos organismos para que estén en posibilidades de desplazar totalmente al poder de los empresarios e iniciar una transformación socialista de la sociedad.

Durante la confrontación del pueblo oaxaqueño en su lucha por sacar del gobierno a Ulises Ruiz, hubo un período de tres meses (del 23 de julio al 29 de octubre) en que existió una situación de doble poder (o régimen kerenskista) en la ciudad de Oaxaca. Estaba, por un lado, el poder burgués estatal y federal y, por otro lado, un poder de los sectores plebeyos movilizados.

Este poder de las masas se distribuyó en tres pilares:
1. La APPO (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, constituida entre el 17 y el 21 de junio),
2. La Sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y
3. Las barricadas (surgidas a partir del 4 de agosto).

La dirección política de dicho poder osciló, según las circunstancias, entre la dirección provisional de la APPO y el Comité Ejecutivo Seccional del sindicato de maestros. El enorme tamaño y evidente importancia política del sindicato, en comparación con las otras agrupaciones que pasaron a integrar la APPO, hicieron de la sección XXII un organismo cuya dinámica era la de un elemento integrante de la APPO y a la vez independiente de ella.

Pero vamos por partes. El marxismo contemporáneo o trostkismo (resumiendo esquemáticamente), cuando identifica que en alguna entidad se abre una situación de doble poder, es porque observa que las masas han desarrollado un organismo de tipo soviético (en alusión a los soviets que tomaron el poder en Rusia en 1917 y dieron origen a la URSS. Véase Pluma #3) que concentra gran parte del poder estatal y que coexiste con el aún vivo poder de los capitalistas. Pero no sólo eso, sino que la situación política es tal que ese poder soviético es lo suficientemente sólido como para derrotar al poder burgués y hacerse poseedor de todas las funciones estatales. Veamos cómo describía Trotsky, dirigente de los soviets que tomaron el poder en la Rusia de 1917, al doble poder:

"La mecánica política de la revolución consiste en el paso del poder de una a otra clase. (...) Pero no hay ninguna clase histórica que pase de la situación de subordinada a la de dominadora súbitamente, de la noche a la mañana, aunque esta noche sea la de la revolución. Es necesario que ya en la víspera ocupe una situación de extraordinaria independencia con respecto a la clase oficialmente dominante; más aún, es preciso que en ella se concentren las esperanzas de las clases y de las capas intermedias, descontentas con lo existente, pero incapaces de desempeñar un papel propio. La preparación histórica de la revolución conduce, en el período prerrevolucionario, a una situación en la cual la clase llamada a implantar el nuevo sistema social, si bien no es aún dueña del país, reúne de hecho en sus manos una parte considerable del poder del Estado, mientras que el aparato oficial de este último sigue aún en manos de sus antiguos detentadores. De aquí arranca la dualidad de poderes de toda revolución.
"(...) La dualidad de poderes surge allí donde las clases adversas se apoyan ya en organizaciones estables substancialmente incompatibles entre sí y que a cada paso se eliminan mutuamente en la dirección del país.

La parte del poder correspondiente a cada una de las dos clases combatientes responde a la proporción de fuerzas sociales y al curso de la lucha." (1)

El doble poder en la ciudad de Oaxaca no tuvo características tan nítidas y tan sólidas debido a que: a) las masas no contaron con "organizaciones estables", es decir, un organismo soviético, y b) el proletariado industrial, "la clase llamada a implantar el nuevo sistema social", estuvo prácticamente ausente como clase, si bien muchos individuos pertenecientes a este estamento de la sociedad participaron en las confrontaciones. Y, como consecuencia de esos dos factores: 1) los sectores que salieron a luchar por la "caída" de Ulises Ruiz (debido a las direcciones conciliadoras) no lograron reunir "en sus manos una parte considerable del poder del Estado", sino sólo pequeñas (pero significativas) porciones de él, y 2), este poder de las masas no alcanzó a concentrar "las esperanzas de las clases y de las capas intermedias", aunque sí generó simpatías y/o, al menos, una actitud neutral, expectante y, en consecuencia, no hostil de parte de esos estratos.

Vemos entonces que en este estado del sureste lo que surgió fue un doble poder débil. Sin embargo, la dinámica de los acontecimientos abría la perspectiva de que esta situación de poder dual se intensificara en profundidad y amplitud y se llegara a la situación tal y como la definiera el revolucionario ruso. Observamos, de esta forma, expresiones y/o síntomas de una situación en la que, de facto, había un vacío de poder estatal y fueron las masas en lucha, a través de ciertas instancias, las que comenzaron a ocupar funciones originalmente depositadas en el poder de la burguesía.

Desde nuestro punto de vista, el doble poder se abrió a finales de julio. Su existencia se perfila a partir de que el gobierno se ve obligado a cancelar la realización de la Guelaguetza oficial el 20 de julio y las masas movilizadas contra-organizan una Guelaguetza popular en las instalaciones del Instituto Tecnológico, una semana después. Se inicia con la desactivación de las fuerzas policiales en la capital del estado, el 23 de julio, cuando las masas cierran las instalaciones del cuartel de la policía metropolitana ubicado en Plaza La Soledad, después de destrozar su interior, provocado todo esto a raíz de que integrantes de la APPO rescatan a un activista detenido por ese cuerpo policial. Se consolida el 1 de agosto cuando las "mujeres-cacerola" tomaron las instalaciones de radio y televisión del estado y las pusieron al servicio de la lucha. Alcanza su máxima expresión cuando, a partir del 4 de agosto, pobladores y jóvenes comienzan a instalar barricadas con el objetivo inicial de proteger de ataques armados a las radioemisoras tomadas; pero los bloqueos se extienden en los días sucesivos a las vialidades aledañas al Centro Histórico y a las principales carreteras de acceso a la ciudad cuando se intensifican los ataques por parte de porros y policías vestidos de civil, armados y montados en camionetas.

A partir de entonces, la APPO (y la XXII como parte de ella) pasa de ser una coordinación del movimiento contra el gobernador a ser un organismo de poder dual. Donde se manifestaron más claramente las expresiones-síntomas de esta situación de doble poder fue en dos funciones absorbidas por las masas en lucha, congruentes con los hechos del 23 de julio y el 1 de agosto:

1. Administración de la justicia por parte de la APPO y la sección XXII, auxiliados por los pobladores y jóvenes de las barricadas, funciones originalmente en manos de la policía estatal (Ver recuadro).

2. Expropiación de facto (si bien, temporal) de propiedad privada, con la toma de radioemisoras y Canal 9 de tv. Su funcionamiento estaba originalmente en manos de burgueses locales.

Sin embargo, 1) un organismo soviético no es lo mismo que un organismo de poder dual y 2) situación de poder dual no es igual a surgimiento de un soviet.

En Oaxaca 1') hubo instancias que se convirtieron en organismos de poder dual sin elevarse a conformar un sólo órgano soviético y 2') surgió una situación de poder dual que no se tradujo en la conformación de un soviet.

Diremos entonces que, en Oaxaca, el poder de las masas se distribuyó en los tres pilares anteriormente mencionados mas no se concentró en un organismo único de tipo soviético. No surgió una instancia donde confluyeran todos los sectores en lucha a través de delegados electos democráticamente por las bases. Veamos brevemente cómo Trotsky visualizaba la génesis del poder soviético y sus características básicas.

"Además de la agudización de la crisis social aumentará no sólo el sufrimiento de las masas sino que también su impaciencia, su firmeza y su espíritu de ofensiva. Capas siempre nuevas de oprimidos levantarán la cabeza y lanzarán sus reivindicaciones millones de necesitados, en que los jefes reformistas nunca pensaron, comenzarán a golpear a las puertas de las organizaciones obreras. Los desocupados entrarán en el movimiento. Los obreros agrícolas, los campesinos arruinados o semi arruinados, las capas proletarizadas de la intelectualidad, todos buscarán un reagrupamiento y una dirección. ¿Cómo armonizar las diversas reivindicaciones y formas de lucha aunque sólo sea en los límites de una ciudad? La historia ya ha respondido a este problema: por medio de los soviets (Consejos) que reúnen los representantes de todos los grupos de lucha. Nadie ha propuesto hasta ahora ninguna forma de organización y es dudoso que se pueda inventar otra. Los soviets no están ligados a ningún programa a priori. Abren sus puertas a todos los explotados. Por esta puerta pasan los representantes de las capas que son arrastradas por el torrente general de la lucha. La organización se extiende con el movimiento y se renueva constantemente y profundamente. Todas las tendencias políticas del proletariado pueden luchar sobre la base de la más amplia democracia del soviet." (3)

Precisamente, en el caso oaxaqueño, lo que no surgió fue un organismo que abriera "sus puertas a todos los explotados" por cuya puerta pasaran "los representantes de las capas que son arrastradas por el torrente general de la lucha". En Oaxaca no surgió un claro organismo donde confluyeran todos los sectores en lucha por la caída de URO con una representatividad coherente y de base y regido por una discusión democrática.

Un síntoma de esto está en el hecho de que los pobladores y los centenares de jóvenes que instalaron barricadas, dotando