Ciudad Juárez... imperio de la impunidad
Genoveva Ramírez

Pluma No. 4 - Otoño de 2006

 

El crimen en lo fundamental es organizado desde el Estado, protegido desde el Estado y defendido desde el Estado ante las exigencias de las víctimas -la sociedad- de poner fin a las agresiones de estos grupos delictivos. De hecho, las "mafias" mexicanas habitan en el corazón del mismo Estado.

Informe del Instituto Mexicano de Estudios de la
Criminalidad Organizada, 1998.

an transcurrido 13 años desde que empezaron a apa-recer cuerpos de niñas y mujeres vio-ladas, mutiladas y ultrajadas, con un solo perfil: de entre 13 a 30 años, pobres y mujeres. Este es un fenómeno que, por desgracia, se repite en otros estados del país y en otras partes del mundo. Me refiero a que los dueños del dinero y por ende del poder, pueden cometer crímenes perfectos: violar, torturar y matar mujeres, al amparo y complicidad de la policía y el gobierno. La ciudad: Juárez, el estado, Chihuahua, frontera con Estados Unidos.

La Comisión Especial del Feminicidio de la Cámara de Diputados, dio a conocer 364 homicidios de mujeres en Ciudad Juárez entre 1993 y mayo del 2005; según datos de la Procuraduría General del Estado de Chihuahua, 93 homicidios de mujeres se cometieron sólo entre los meses de junio, julio y agosto de 2005, un crimen por día. Casa Amiga, Centro de Crisis, A.C., consigna 265 asesinatos de mujeres entre 1993 y 2003; mientras que la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa registra 430 asesinatos de mujeres y 600 desapariciones de niñas, adolescentes y mujeres entre 1993 y 2005 en la ciudad citada.
En el caso de las muertas de Juárez impera la impunidad y la misoginia. Niñas, mujeres, trabajadoras, madres solteras, la mayoría son estranguladas y muchas son violadas. El corresponsal de La Jornada en Ciudad Juárez, Rubén Villalpando Moreno, asentó el 4 de noviembre de 2002: "la mayor parte de los homicidios considerados en serie fueron cometidos con enorme brutalidad, ya que aparte de violarlas sexualmente por ambas vías, el o los homicidas les apretaban el cuello para estrangularlas, con lo que el violador sentía mayor placer porque ellas contraían de esta forma sus órganos genitales; además las mordieron y atacaron con cuchillos en pecho y abdomen en extraños ritos de muerte. Algunas tenían los senos cercenados; otras, como las ocho localizadas en el mismo sitio en 2001, tenían el pelo cortado en la base del cráneo; otras tenían cortado un triángulo en sus órganos genitales, lo que hace pensar en ritos satánicos."

Diana Washington Valdez, periodista de El Paso Times, de Texas, producto de seis años de investigación, escribió Cosecha de mujeres. En el libro la autora explica por qué las autoridades mexicanas no han podido arrestar a los verdaderos culpables y por qué las explicaciones sobre asesinatos seriales, tráfico de órganos, videos snuff, ritos satánicos o bandas callejeras no se sostienen; en cambio, la hipótesis es que algunos de los asesinatos son perpetrados por jóvenes pertenecientes a prominentes familias de Juárez que tienen nexos con el cártel de la droga de la región y compran protección de la policía. Organizaron fiestas orgiásticas de sexo y droga en las cuales jovencitas fueron violadas y asesinadas. Revela los nexos de estos personajes con el narco y cómo opera el circuito de protección y corrupción que se da entre las autoridades y estos criminales.


Ciudad Juárez

Es la ciudad fronteriza con el mayor tráfico de personas en el mundo y dónde han sentado sus reales el crimen organizado junto con la venta de alcohol, el narcotráfico, la prostitución y los asesinatos. Por la rápida industrialización, el trabajo en la maquila atrajo a mucha gente del campo; además, ofrece la posibilidad de "pasar a trabajar al otro lado". Ofrece aparentemente un mejor nivel de vida con el auge laboral y económico. Ciertamente las maquiladoras trajeron a la ciudad un desarrollo industrial, el cual creó una "nueva clase social" que se nutría principalmente de mujeres de extracción campesina, con poca preparación y menos posibilidades de acceder a mejores empleos. Elena Poniatowska escribió: "La mayoría de las mujeres en Juárez trabaja; son la fuerza que mueve la industria maquiladora, por lo tanto, resulta demasiado fácil tildarlas de prostitutas para así descalificarlas, disminuir el horror de su desaparición y nulificar las averiguaciones. ¿Qué pensarían ustedes, señores y señoras, si además de que su hija desapareciera y amaneciera asesinada, mutilada, violada, las autoridades le dijeran que vivía una doble vida, que ella se lo buscó, que finalmente era una prostituta, y le demostraran paso por paso que no valía nada y que su muerte tampoco importa nada? " (La Jornada, México, 27/11/02).

Estado cómplice
El crecimiento del narcotráfico, el crimen organizado y la economía informal sigue una estrategia de largo alcance que incluye en su desarrollo al Estado mexicano. Lo ha logrado a través de las instituciones judiciales y los cuerpos militares, las policías federales y estatales. En los últimos veinte años, ha crecido el narcotráfico mientras el Estado abandona sus obligaciones básicas: la defensa de la ley, la soberanía, la paz social… Por el contrario, el aparato estatal se ha puesto al servicio de los negocios ilícitos.

Componente fundamental de la economía capitalista

Sergio González Rodríguez narra en el libro Huesos en el desierto que hasta 1997, se estimaba que el lavado de dinero del narcotráfico ascendía a más de 15.000 millones de dólares al año, alrededor del 3 al 4% del Producto Interno Bruto de México. Los datos oficiales indican que 15 centavos de cada dólar blanqueado en México se reparten entre tres: el que ofrece el capital, el que lo triangula y el que lo recibe e inventa gastos, inversiones o adquisiciones para convertir el dólar en moneda nacional.

Esto no se entendería sin la participación de presidentes de la Republica, políticos, funcionarios públicos, empresarios, gobernadores, dignatarios eclesiásticos, altos mandos militares, etcétera, que actúan al son del gran capital.

González Rodríguez dice: "El 2 de junio de 1999, el reportero Tim Golden de The New York Times publicó una nota en la que recuperaba testimonios de actas oficiales que mencionan sobornos de millones de dólares del Cártel de Juárez al entonces secretario particular del presidente de la República, Ernesto Zedillo, quien también fue colaborador cercano y vocero de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI, asesinado en 1994. México permanece como uno de los principales centros de los narconegocios en el mundo. Y es probable que, en los años siguientes, la producción, el tráfico y el lavado de dinero sean indispensables para su economía, ya que, bajo la impunidad en el país, persistirán en financiar las actividades políticas".

En el libro El negocio, La economía de México atrapada por el narcotráfico, Carlos Loret de Mola reproduce un informe del Centro de Investigación y Seguridad Nacional: "si se terminaracon el narcotráfico, la economía de Estados Unidos caería entre el 19 y el 22 %, en tanto que la mexicana se desplomaría hasta un 63%".

En el caso de Ciudad Juárez, familiares de las víctimas han documentado un número de homicidios contra mujeres en esa frontera y las auto-ridadesmanejan otro con una diferencia básica que siempre se mantiene en contra de las víctimas.

Pero esto no es casual. No. Ni el extravío de expedientes de los crímenes ocurridos, ni de las desaparecidas. Tampoco lo es el que no se hayan identificado todos los cuerpos de mujeres que perdieron la vida en forma violenta y, por tanto, fueron enviados a la fosa común, sin que en los registros oficiales esté definido el panteón o sitio a donde fueron enviados los cuerpos.

El gobierno de Fox

La forma de proceder del gobierno ha sido criminal. Para cubrir su complicidad, burocracia y torpeza, durante esta administración se creó una de tantas fiscalías célebres por su ineficacia y nulos resultados y por donde han desfilado varios titulares. La Fiscalía Especial para la atención a los delitos Relacionados con Actos de Violencia Contra las Mujeres que investiga los feminicidios en Chihuahua y en otros estados del país informó de 380 asesinadas y más de 600 desaparecidas. Se ha encarcelado a varios sospechosos pero los casos no han sido resueltos (La Revista, 5/03/06). Irónicamente, dos días antes de salir publicada dicha información, se halló a dos mujeres asesinadas en su propia casa. Una de ellas contaba con 74 años de edad y la nieta de 17. Ambas estaban atadas de pies y manos, y una tenía huellas de ataque sexual.

Rubén Villalpando cometó: "una fuente de la Procuraduría informó extraoficialmente, que entre los ocho expedientes extraviados están los casos en los que está involucrado Alejandro Máynez, hijo de un empresario dueño de más de 20 bares, que habría matado a varias bailarinas... [...] Organizaciones no gubernamentales y acusados de los homicidios, como el egipcio Abdel Latif Sharif Sharif, detenido desde 1995, han señalado a Máynez como el homicida de mujeres, que tiene protección policíaca y que desapareció los expedientes para que no le aplicaran la orden de aprehensión." (La Jornada el 25/02/02).

 

El saldo…

Guías y tours son ofrecidos por fotógrafos locales, por el pago de 100 y 150 dólares, para los innumerables reporteros que llegan de todas partes del mundo.

Sin embargo, el feminicidio ha pasado de moda, y lo que en los años recientes fueron verdades recién dichas, descubrimientos macabros, hoy parecen obviedades que tenemos que repetir. Si para el gobierno y sus instituciones el feminicidio ha pasado a la historia, bastó el informe de una Fiscalía para que los argumentos de las familiares de las víctimas de detener el asesinato masivo de mujeres y las desapariciones, el castigo a los verdaderos culpables, se tradujera en una frase: en Ciudad Juárez no pasa nada, no continúen desprestigiándola. Pues según su vocera -Sully Ponce- en el Distrito Federal ocurren más asesinatos de mujeres y en menos tiempo. Además, ahora todos las muertes producto de la violencia doméstica y en el ámbito familiar serán consideradas como "feminicidios". De esta manera los crímenes que se cometieron en esa ciudad fronteriza bajo la impunidad de gobiernos corruptos y el crimen organizado serán iguales a los que se cometen en el seno familiar.

Sin castigo y más culpables que nunca

El feminicidio es un asunto de interés mundial, un delito de lesa humanidad, sobre todo cuando es producto del crimen organizado tanto nacional como internacional, e involucra a autoridades del gobierno. Lo mínimo que debemos hacer las trabajadoras y las organizaciones democráticas y revolucionarias es no callar, denunciar, exigir justicia, señalar responsables, en fin, debemos darle voz a aquellas que fueron silenciadas por ser mujeres y ser trabajadoras.

El feminicidio en números: perspectiva mundial

El problema del asesinato de mu-jeres, o feminicidio, no es exclusivo de México. Afecta a Europa y a otros países de América Latina. Desgraciadamente, las carac-terísticas de las víctimas son similares en cada país: mujeres jóvenes que pertenecen a la clase trabajadora y habitan en zonas urbanas marginadas.

De acuerdo a las estadísticas mundiales, el país que encabeza la lista de países que sufren este fenómeno es Guatemala, en donde en 2004 asesinaron a 527 mujeres. De 2000 a 2004 en ese país, 1500 mujeres fueron asesinadas.
En cuanto al panorama mundial, el Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia reportó que en Europa, Alemania, Rumania, el Reino Unido, Polonia, España e Italia encabezaban la lista con el mayor número de feminicidios, con cifras que van de las 437 a 186 víctimas anuales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos reporta que en América Latina, después de Guatemala, con una tasa de 69.98 crímenes por cada 100,000 habitantes, continuaban Colombia con 65, Venezuela con 33, Brasil con 25 y México con 12.5.