Pluma 2
Revista teórica marxista de política, arte y literatura
Gobiernos de "centro izquierda": nuevo dique contra la revolución social
Primarera 2006

 

La Central Obrera Boliviana y la necesidad de sustituir a sus dirigentes
Por Ramón Centeno

Nacimiento de la COB

La legendaria Central Obrera Boliviana surgió en la Revolución de 1952. En aquel momento histórico los mineros bolivianos (vanguardia de dicho ascenso) habían logrado agrupar en torno a sí a los sectores más combativos del proletariado y otros sectores explotados de Bolivia. La FSTMB (Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia) decidió consolidar este agrupamiento con la creación de un órgano superior, la COB, que concretara la unidad de los explotados.

La COB, en 1952, jugó un rol de primera importancia, pues llegó a disputarle el poder al Estado. El trotskismo, después de la Segunda Guerra Mundial, nunca había tenido el poder tan cerca. El Partido Obrero Revolucionario tenía una presencia impresionante dentro del movimiento de masas y había logrado que en 1946 la FSTMB hiciera suyas las Tesis de Pulacayo (1) redactadas por esta agrupación, como respuesta programática a las necesidades revolucionarias del proletariado boliviano.

Después de esta Revolución, el Estado burgués expropió todas las minas del país dejándolas bajo control obrero a la vez que tuvo que coexistir durante varios años con agrupamientos de mineros armados. No es parte de este artículo contar cómo este proceso fue abortado, ni cómo el POR permitió que así sucediera.

Declive en los 80's y 90's y resurgimiento en el 2003

El liderazgo de la COB recayó en Juan Lechín, un minero conciliador que era un verdadero ídolo entre los mineros bolivianos. Dirigió esta Central por más de 40 años, durante los cuales en cada ascenso de las luchas se encargaba de desviar estos procesos para preservar el orden burgués. Lechín permitió que el decreto 21060 (promulgado en 1985) fuera puesto en práctica. Este funesto decreto anunciaba la privatización de las minas y el despido de 23 mil mineros y 30 mil obreros. A partir de entonces, la COB fue en franco declive. Por sus servicios prestados al estado, Lechín, recibió de manos del dictador Hugo Bánzer, en 1997, la condecoración "Cóndor de los Andes", máxima condecoración otorgada en Bolivia.

Renace la COB

En 2003, sorprendentemente, la COB fue recuperada para la lucha gracias al proletariado minero que dio una intensa lucha a su interior. En su Congreso de agosto de 2003, la dirección pro-gobierno fue destituida, quedando Jaime Solares al frente de la nuevo Comité Ejecutivo.

La nueva dirección de la COB se estrenó tres meses después, en octubre, como parte fundamental de la lucha contra el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, "el Goni". En medio de la lucha por la nacionalización del gas, y contra la represión desatada por el Goni, la COB llamó a la huelga general, misma que fue acatada por todos los sectores en lucha. Las bases de la COB pasaron a la ofensiva frontal contra el gobierno neoliberal.

La dirección de Solares, que bien pudo impedir que tras la caída del Goni asumiera el mandato otro neoliberal, decidió retroceder. Teniendo La Paz bajo control y ante un poder ejecutivo agonizante, Solares permitió que Mesa entrara al Parlamento para ser nombrado nuevo presidente. "Va a tener nuestro respaldo siempre que pelee enérgicamente contra la corrupción, porque le ha hecho mucho daño al país"(2) .

Oportunismo e ultraizquierdismo: dos caras de la misma moneda

En 2004, el gobierno de Mesa realizó un referéndum sobre el destino del gas boliviano. Las preguntas de las papeletas estaban amañadas de tal modo que no se resolvía la nacionalización de los hidrocarburos. Jaime Solares, en esta oportunidad, llamó a boicotear el referéndum. Pero el día de la votación no hubo boicot alguno y así, se permitió el éxito de este tramposo proceso. Lo que se debía haber hecho era realizar un referéndum alternativo, donde claramente se planteara la nacionalización sin indemnización de los hidrocarburos. Solares se vistió de super radical para permitir de manera oportunista que el referéndum del gobierno triunfara.

En las jornadas revolucionarias de mayo-junio de 2005, cuando renuncia Mesa, se abre el espacio para que la COB, junto con las otras organizaciones en lucha (COR (3), FEJUVE (4), FSTMB) se diera una política para llevar a los explotados de Bolivia al poder político. En un proceso revolucionario es cuando con más intensidad se discute los rumbos que debería tomar un país. A importantes sectores movilizados les quedaba claro que ningún gobierno capitalista expropiaría el gas. Sólo un gobierno de los trabajadores y campesinos podría hacerlo. Era común escuchar entre trabajadores conversaciones hablando de la toma del poder.

Solares, en tan importante momento histórico, fue cuestionado sobre las aspiraciones de la COB de dirigir el rumbo del país. Solares declaró que "un militar nacionalista", "como Hugo Chávez", debería gobernar. Fueron numerosos los sectores en lucha que acusaron a este dirigente (con justa razón) de "tocar la puerta de los cuarteles", alentando un golpe militar.

En una entrevista que militantes del POS de México sostuvieron con Solares en sus oficinas de La Paz, en julio de 2005, éste aseguró vehementemente que "yo no fui a tocar la puerta a los cuarteles, lo que yo dije es que si en este país hubiera algún militar como el general Hugo Chávez, yo sería le primero en apoyarlo".

El Instrumento Político de los Trabajadores

En este mismo viaje que algunos miembros del POS realizamos a Bolivia, tuvimos la oportunidad de platicar con obreros agrupados en la COB. Cuando llegamos a preguntarles por qué no habían tomado el poder (tema muy frecuente de conversación entre los explotados bolivianos), nos respondían de la manera más natural "porque nosotros los trabajadores no tenemos un instrumento político, necesitamos nuestro propio partido, que nos lleve al poder". Esta ausencia fue parte del balance que los propios mineros hicieron del proceso de mayo-junio de 2005: "Fue una crisis nacional con una salida constitucional impuesta al pueblo. Fue una constatación de que el instrumento político del pueblo boliviano no existía a pesar del testarudo intento del Movimiento al Socialismo (MAS) de autocalificarse de instrumento del pueblo. La posición incoherente y oportunista del MAS demostrada en octubre del 2003 (cuando una insurrección derrocó al presidente Sánchez de Losada) fue una constante en todo el período de Mesa. En conclusión, octubre del 2003 demostró que se debía construir el instrumento político que encare también junto al programa el armamento de las masas. Las decenas de muertos así lo exigían"(5) .

Ya en agosto de 2005, este sentir tomó una expresión concreta. Un ampliado (asamblea) de la COB resolvió crear el Instrumento Político de los Trabajadores. La presión de las bases mineras obligó a este resolutivo.

Sin embargo, Solares no lo acató. Hasta ahora no se ha creado ese instrumento. Por el contrario, durante las campañas electorales Solares jugó con la posibilidad de ser candidato a vicepresidente por un partido que no es ni revolucionario ni de los trabajadores. "El ex diputado y dirigente campesino Felipe Quispe y el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Jaime Solares, buscan consolidar una alianza electoral para los comicios del próximo 4 de diciembre"(6) . Pero para que esta alianza pudiera consolidarse, Solares necesitaba de la aprobación de sus bases. Las bases se negaron.

Fue así como la dirección de la COB hizo a un lado conscientemente la posibilidad de levantar una candidatura obrera que enfrentara la de Evo. No tanto por sus posibilidades de triunfo (que hubieran sido escasas), sino por la preciosa oportunidad de advertir a todos los explotados de Bolivia el funesto papel que jugaría Morales ya en la presidencia. Esta importante tarea pedagógica fue abandonada por Solares, que prefirió negociar un hueso.

Pero el dirigente de la COB no fue el único que coqueteó a los partidos existentes. Dirigentes de la FEJUVE y la COR incluso barajaron la posibilidad de buscar candidaturas en El Alto, bajo la cobertura del MAS de Morales. Fue el caso de Abel Mamani, líder de la FEJUVE, que estuvo en negociaciones (que no fructificaron) con el MAS para ser su candidato para gobernador de El Alto. De cualquier modo, hoy Mamani es el ministro de Aguas del gobierno de Evo Morales.

La dirigencia de la COB se ha caracterizado por mantener un discurso y una práctica combativos que, sin embargo, no se traducen en propuestas y prácticas políticas que promuevan una salida revolucionaria a los conflictos que aquejan Bolivia. Sin duda, el proletariado organizado en esta central es el más revolucionario que hay en Bolivia (y seguramente en toda América), pero esto no se traduce automáticamente en una dirección revolucionaria. Hace falta un partido revolucionario que otorgue la dirección política que la clase obrera boliviana requiere, pero este vacío no será llenado, al contrario, será boicoteado, por Jaime Solares.


Notas

(1)Las históricas Tesis de Pulacayo planteaban un programa revolucionario para los mineros, la clase trabajadora y el pueblo de Bolivia. Comienzan sosteniendo el rechazo a la colaboración de clases, junto con la lucha contra la burguesía, los terratenientes, el imperialismo y el fascismo. Levantan un conjunto de reivindicaciones transitorias, orientadas hacia la toma del poder. Citamos sólo algunas líneas:

"[...] 1. Salario básico vital y escala móvil de salarios...
"[...] 2. Semana de 40 horas de trabajo y escala móvil de horas de trabajo... Sólo estas medidas nos permitirán evitar que los cuadros obreros sean destrozados por la miseria y que el boicot patronal cree artificialmente un ejército de desocupados...
"[...] 3. Ocupación de la minas... Los Comités de Minas deberán decidir los destinos de la mina y de los obreros que trabajan en la producción... ¡Para rechazar el boicot patronal, ocupad las minas!
"[...] 6. Control obrero de las minas... Los obreros deben controlar la dirección técnica de la explotación, los libros de contabilidad, intervenir en la designación de empleados de categoría y sobre todo deben interesarse en publicar los beneficios... y los fraudes que realizan cuando se trata de pagar impuestos... "
"[...] 7. Armamento de los trabajadores... Si queremos evitar que la masacre de Catavi se repita, tenemos que armar a los trabajadores... ¿De dónde sacar armas? Lo fundamental es enseñar a los trabajadores de base que deben armarse contra la burguesía armada hasta los dientes; los medios ya se encontrarán. ¿Hemos olvidado que diariamente trabajamos con poderosos explosivos?
"Toda huelga es el comienzo potencial de la guerra civil, y a ella debemos ir debidamente armados. Nuestro objetivo es vencer, y para ello no debemos olvidar que la burguesía cuenta con ejército, policía y bandas fascistas... Todos los sindicatos están obligados a formar piquetes armados con los más jóvenes y combativos. Los piquetes sindicales deben organizarse militarmente...
"¡Contra futuras masacres, cuadros obreros armados!"

(2) La Jornada, México, 19 de octubre de 2003.
(3) Central Obrera Regional de la ciudad de El Alto (aledaña a La Paz).
(4) Federación de Juntas Vecinales de El Alto.
(5) Balance del FSTMB, del 20 de junio de 2005, citado por Econoticias. Bolivia y la ausencia del partido revolucionario. La Paz, 26 de julio de 2005.
(6)La Razón, La Paz, 20 de agosto de 2005.