Pluma 2
Revista teórica marxista de política, arte y literatura
Gobiernos de "centro izquierda": nuevo dique contra la revolución social
Primarera 2006

 

En defensa de los dominicanos de origen ahitiano

Unimos nuestra voz a la de todos y todas que se han pronunciado en contra de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia, decretada el 14 de diciembre último, que niega la nacionalidad y los “papeles” de identificación a la mayoría de dominicanos de origen haitiano.

Esto significa que este sector de trabajadores dominicanos son “ilegales” en la propia tierra que los vio nacer. Negado el derecho de registrarse como nacidos en esta tierra les son negados todos los demás derechos reconocidos el ciudadano en cualquier parte del mundo. No se les reconoce el derecho a acceder al sistema de educación pública. Son condenados a la discriminación en la atención de todos los demás servicios públicos, incluyendo la salud pública.

Esta sentencia hace parte de la campaña antihaitiana que impulsan sectores patronales y oficialistas.

El objetivo de esta campaña busca reducir aún más los salarios de los trabajadores dominicanos. Los trabajadores migrantes haitianos “ilegales” se ven forzados a aceptar salarios por debajo de los establecidos como mínimos por el Comité de Salarios de la Secretaría de Estado de Trabajo. Si además de emigrantes son sistemáticamente perseguidos, entonces se ven obligados a aceptar peores salarios. Frente a los abusos de la patronal tampoco pueden reclamar asistencia jurídica.

Otro objetivo de esa campaña es dividir a los trabajadores dominicanos. Separar y aislar a los trabajadores de origen haitiano de los demás trabajadores dominicanos. La consigna de los patronos y su gobierno es: DIVIDE Y VENCERAS.

Los trabajadores de origen haitiano son presentados como los culpables de los bajos salarios y la falta de empleos. Muchos trabajadores de origen dominicano dan crédito a ese argumento de la campaña antihaitiana. Esa mentira nos prepara nuevas y peores derrotas. Ya se cocinan nuevos paquetazos económicos que empeoraran las condiciones de vida de los dominicanos más pobres. La verdad es que los responsables de los bajos salarios y la falta de fuentes de trabajo son los patronos y sus gobiernos.

Si ellos quieren dividirnos, nosotros debemos luchar por la unidad de los trabajadores dominicanos. Blancos y negros, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, de origen haitiano o de pura cepa criolla, creyentes o no creyentes. Todos juntos nos convertiremos en una fuerza invencible.

Defendiendo los derechos de los trabajadores dominicanos de origen haitiano sembraremos la primera piedra que nos hará fuertes.

Juntos exijamos nacionalidad y los “papeles” a los trabajadores de origen haitiano. Juntos reclamemos nuevas fuentes de trabajo. Juntos demandemos por igual trabajo igual salario. Juntos demandemos la anulación de la sentencia que niega la nacionalidad y los “papeles” a los trabajadores dominicanos de origen haitiano.

Llamamos a todos los sectores y direcciones que se reclaman de izquierda, democráticas y/o progresistas, a pronunciarse en contra de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia. El silencio nos hace cómplices de esta aberración.

 

Liga Socialista de los Trabajadores ( LST)

Vence_prs2@hotmail.com