Pluma No. 9, Invierno de 2007

 

Cultura

Una obra maestra: Tamtoc en San Luis Potosí

Ana Ortiz Angulo

Cronología cultural de Mesoamérica:

Horizonte Preclásico: 2000 a 200 antes de nuestra era.

Horizonte Clásico: 200 a.n.e. a 900

Horizonte Posclásico: 900 a 1521

 El ideal estético mesoamericano

He propuesto en algunos escritos el ideal estético de los pueblos mesoamericanos. Sostengo que los hacedores de lo que llamamos “arte antiguo” de México trabajaron durante más de tres mil quinientos años creando una obra que ha sido estudiada en los dos últimos siglos del segundo milenio de nuestra era, pero cuyo conocimiento no está agotado ni arqueológica ni estéticamente. Por supuesto que estos creadores no tenían la conciencia de estar haciendo “arte”, ni tenían un concepto de éste. En la época Náhuatl (ya en el periodo Posclásico y en esta lengua) se llamaba a los sabios“toltecas” por equipararlos a los habitantes de Tula que fueron los creadores de la cultura náhuatl. Miguel León Portilla llama a toda la cultura toltecáyotl y a sus transmisores toltecas . En Historia de las cosas de la Nueva España, Bernardino de Sahún caracteriza a éstos, pero no obedecen al patrón contemporáneo europeo de “artistas”. Lo que sí es indudable para mí, es que la labor de estos creadores era apreciada por el pueblo como los autores de efectos visuales o auditivos. Estas obras de ar quitectura, pintura, escultura, cerámica, baile, canto y música no sólo eran elementos para comunicarse con los “dioses” y con los hombres y para expresar sus temores, sus anhelos, sus ideas, sino también para producir en el espectador una reacción de beneplácito, de gozo sensorial e intelectual, como lo consiguen las grandes obras de arte de todos los pueblos y todos los tiempos. Pero las culturas se forjan un ideal estético; esto es, lo que se quiere conseguir por medio del perfeccionamiento de la forma. Ahí es donde se podrá notar la conjunción de la forma y el contenido que en todas las obras de arte se dan una a través del otro, para que el espectador comulgue con el creador.

Los pueblos mesoamericanos, por impulso propio y por tradición, caminaban por los senderos del “arte” en una dirección: la perfección del Universo. Si los cielos y la Tierra obedecían a patrones matemáticos y geométricos perfectos, la obra del hombre tiende no sólo a reflejar esa perfección sino a crearla. El Universo para estos pueblos era cuadrado (cuatro puntos cardinales y un quinto en el centro), por lo que nos atenemos a la figura cuadrivértice. La forma de representar el mundo es este cuadrado que descansa en su vértice y del que pueden trazarse líneas horizontales, las cuales significan: la del centro, el momento del equinoccio; la superior, el solsticio de verano; y la inferior, el solsticio de invierno. Estas líneas pueden prolongarse en el papel como dibujo, en la piedra como relieve: o en el tiempo, como paralelas que no llegan en ningún momento a encontrarse. Por tanto, esta figura, que es una estilización de la flor de cuatro pétalos con un centro, es uno de los símbolos mayas del día kinh y, por tanto, del principal concepto de día, que con su repetición contiene al Sol, que sale y desaparece para dar lugar a la noche y, luego, renace para proseguir con la vida. Por consiguiente , kinh , día, es Sol y es tiempo, y la flor de cuatro pétalos y su centro es la representación del mundo (espacio) y del tiempo. Un investigador no institucional del mundo maya, Antonio Díaz Bolio, propone que esta figura proviene de la concepción del mundo del sabio maya y del dibujo de la serpiente de cascabel yucateca ( durissus) y crea un término: la canamayté , para distinguir un módulo o canon cuadrivértice en el que se inscriben desde la xicalcoliuhqui o greca del alfarero hasta los edificios y las decoraciones señeras de las creaciones mayas, relieves zapotecos y mixtecos de Mitla y la de todos los pueblos mesoamericanos. En un cuadrivértice puede inscribirse la Pirámide del Sol de Teotihuacan y la de Kukulkán de Chichón Itzá; el jacal de bajareque; la Piedra del Sol ; la Coyolxauqui , y el extraordinario relieve que nos ocupa, Las niñas de Tamtoc, en la Huasteca potosina. De este sentido astronómico de las obras humanas, tenemos cada día más numerosos descubrimientos de la Arqueastronomía. El ejemplo más importante es la pirámide de Kukulkán, en Chichén Itzá, que revela no sólo el conocimiento que sus creadores tenían del aparente movimiento del Sol, sino también sus consecuencias en el cambio de las estaciones, de los equinoccios y los solsticios. Tenían, también, el conocimiento calendárico y del uso de la forma geométricamente perfecta en un espacio bien conocido de antemano. Estos conocimientos les permitieron la creación de la pirámide perfecta en el sitio perfecto para conseguir un efecto de luz y sombras no igualado por ningún otro edificio en el mundo. Si el Universo es perfecto, matemática y espacialmente, entonces el hombre debe crear la perfección.

 La cultura huasteca

Enclavada en la Huasteca potosina, al noreste de la República Mexicana, aproximadamente desde el río Cazones en Veracruz hasta el río Soto la Marina en Tamaulipas, se desarrolló la cultura huasteca, que proviene desde épocas tan lejanas como la olmeca, casi 1800 años antes de nuestra era. A diferencia de los olmecas, ha pervivido en su territorio hasta nuestro tercer milenio. Se han conservados rituales, pero más significativamente su lengua “ tenek ” (lengua mayense) que los unifica ahora culturalmente, a pesar de las invasiones nahuas y españolas. Es significativa la influencia maya en diversos elementos, como en la cerámica, en los objetos arqueológicos, en la lengua en el pueblo tenek.

Las crónicas cuentan que era un pueblo que había llegado desde el Golfo de México dirigido por el héroe cultural Cuextécatl, quien les había enseñado técnicas agrícolas, textiles, cerámicas, '6Ca lengua y los conocimientos del calendario. Este pueblo es el asentamiento más septentrional de Mesoamérica, pues podemos decir que su frontera norte es el río Pánuco. Los sitios arqueológicos presentan fechas tan antiguas como el Preclásico Temprano (1800 años antes de nuestra era), el Clásico (entre el 200 a ,n,e y el 900) y el Posclásico (900 y 1521). Se distinguen, sobre todo, por sus trabajos escultóricos más que por su arquitectura monumental.

Actualmente, en Tamtoc se está descubriendo una pirámide cuya superficie puede ser mayor que la de Pirámide del Sol en Teotihuacan. Los descubrimientos de Tamuin y de Tamtoc, los confirman como grandes artistas cuyas huellas están en las diversas obras escultóricas que han sobrevivido a las condiciones del clima (zona de huracanes), humedad y avance de la selva. Desde la época de la cultura náhuatl, los huastecos tenían fama de sensuales, pues mucha de su escultura muestra un acento en las partes sexuales de los cuerpos. Los mismos mexicas condenaban estas manifestaciones, aunque no son escasas sus propias muestras.

 El relieve de Tamtoc

Sitio arqueológico enclavado en la Huasteca potosina hacia el occidente de Tamuin, lugar que es también importante para la historia de los huastecos. Se localizan los dos sitios al surde Ciudad Valles en el extremo oriental del estado de San Luis Potosí. Se supone la influencia de los olmecas pues la fecha que mencionan los arqueólogos es de 1000 a 700 años antes de nuestra era, cuando florecieron los sitios olmecas. La antigüedad del relieve, al que llamaron “Las niñas”, se calculó con base en la cerámica asociada con la obra que es claramente preclásica. Pero dada su factura, pensamos que no puede ser obra de preclásicos, sino que nos hace ver un pueblo muy adelantado, no sólo en los datos calendáricos sino en la misma ejecución de la pieza, según trataremos de explicar más adelante. No es, sin lugar a dudas, la obra de un escultor ignorante ni de un pueblo primitivo. En este mismo sitio se encontraron varias piezas importantes, sobre todo el torso de una mujer, que hace énfasis en los atributos femeninos, lo que ha motivado el comentario de que es una escultura al estilo helénico.

 

El sitio era conocido desde 1960, pero no se hicieron trabajos arqueológicos hasta 2001. El 28 de febrero de 2005, en excavaciones que se hacían en obras hidráulicas 77antiguas, se encontró una enorme piedra que al ser levantada mostró un relieve. A este monolito se le llamó “Piedra de Tamtok”, “Las niñas” o más seguramente el monumento 32 ( véase bibliografía ) . En un principio se dijo que era un calendario lunar, pero después se amplió el concepto a toda relación con el cómputo del tiempo. El relieve prehispánico es el más grande de los encontrados, pues mide 7 metros de largo por 2.5 de alto y pesa alrededor de 27 toneladas. Representa a dos mujeres de pie, de frente, decapitadas. De los cuellos cortados manan chorros de agua, tal como el relieve del juego de pelota de Chichén Itzá, del cuello del jugador decapitado brotan serpientes que se interpretan como chorros de sangre. En el centro de la piedra de Tamtoc está un ser, mitad mujer y mitad hombre, cuya cabeza es un cráneo. Las tres figuras están paradas sobre cráneos humanos. Toda la composición está inscrita en un módulo cuadrivértice que alarga sus líneas a derecha e izquierda para la posible formación de otros rombos (no precisamente rombos sino cuadrados). Esta figura evoca la de la celosía maya, como en el “Cuadrángulo de las Monjas” en Uxmal y otros monumentos decorativos de edificaciones mayas de la región Puuc. Una línea horizontal recorre el relieve dondeaparecen cuadrados, como dientes, que rememoran la piel de la serpiente durissus o ahau can , cuando enseña sus escamas al desplazarse por el suelo. La piel de esta misma serpiente originaria de Yucatán adquiere un dibujo de rombos, por lo que considera Díaz Bolio que los mayas aprendieran el rombo cuadrivértice en la piel serpentina. Pero no es mi propósito adentrarme en el significado del trazo y de sus elementos, no porque no lo tenga, sino porque pretendo enfocarme a la forma que resume una concepción estética del Universo. El hombre-mujer (figura que reafirma el concepto de dualidad fundamento filosófico de la concepción mesoamericana del Universo) tiene los brazos levantados posiblemente en un saludo al Sol. Una franja horizontal recorre todo el relieve en el centro mismo de la composición. Esperamos la lectura de la totalidad de la obra o interpretación arqueológica para relacionarlo con el calendario.

 

El arqueólogo responsable por el INAH de la zona y descubridor del relieve, Guillermo Ahuja Ormaechea, escribe en Arqueología Mexicana , la idea que me motiva para hacer este pequeño ensayo, pues dice que el relieve de Tamtoc es una obra de arte, aún más: “El calendario lunar localizado puede considerarse como una de las obras maestras del arte prehispánico mesoamericano”.

 El relieve de Tamtoc es una obra maestra de arte

Independientemente del significado sagrado del relieve, de las deidades que aparecen, del desciframiento de los signos calendáricos del año solar (trópico) y de las fases de la Luna , la parte formal de la obra presenta algunas cualidades estéticas que norman las obras clásicas y que debemos destacar: hay una totalidad que presenta una unidad, donde ningún elemento está fuera de lugar o de sobra; hay composición, proporción, ritmo, simetría, y la utilización de la sección áurea.

Una de las facultades humanas que manifiesta la inteligencia es saber planear, es anticipar la obra completa en la imaginación. Y, posteriormente, ejecutarla tal como se ha concebido como idea. Tal obra no es producto de la improvisación ni mucho menos del azar. Por esto mismo, debe plantearse como una unidad en la que cada elemento está en el lugar que le corresponde. Si este orden provoca un goce de los sentidos y afecta profundamente el sistema nervioso, entonces podemos decir que consigue la armonía, una de las cualidades estéticas más apreciadas en el arte. A esta armonía pertenece la simetría, el ritmo y la coherencia en las obras clásicas. No voy a discutir la antigüedad que le atribuyen los arqueólogos, lo único que puedo decir es que: la composición de esta obra y la misma consecución de ésta pertenecen a una mente pensante, una idea perfectamente concebida, un propósito intelectual y artístico. La piedra de toque de una obra de tal manera concebida es la adecuación de la forma con el contenido, pues la forma expresa y a la vez oculta el contenido sin dar lugar a error. Por eso es una obra que a la vez que sentirse se podrá leer.

Pero este propósito lo podrán cumplir aquellos que sepan leerlo, es decir aquellos que están interiorizados con el calendario marcado por el año trópico, con los tres cortes de los equinoccios y los solsticios que dividen el año en cuatro estaciones perfectamente marcadas por la Naturaleza y captadas por las mentes sabias de quienes, entre los nahuas, se llamaron tlacuilos.

Independientemente de los datos arqueológicos, el relieve “Las niñas” o Calendario lunar es por todas sus características una obra de arte mayor que enriquece el panorama estético de Mesoamérica.

 

Bibliografía

•Ahuja Ormachea, Guillermo. “El monumento 32: calendario lunar”. En Arqueología Mexicana. Revista. México. No. 79. Junio 2006. P.14.

•Armendáriz, Lorenzo. “Las nuevas joyas de Tamtoc”. En Reforma,. d iario. De viaje. México. 12 de noviembre de 2006.

•Dávila Cabrera, Patricio y Diana Zaragoza Ocaña. “Tantoc: una ciudad en la Huasteca ”. En Arqueología Mexicana. Revista. México. No. 54. Abril de 2002. P.66.

•Díaz Bolio, José. The geometry of the maya, and their rattlesnake art. Mérida, Yucatán. MAYA-MAYAN AREA. 1987.

•Díaz Bolio, José. Origen de la cronología maya. Mérida, Yucatán. Revista de la Universidad de Yucatán. 1980.

•García Hernández, Arturo. “Las niñas de Tamtok”. En La Jornada , diario. México. 19 de octubre de 2006.

•Jáuregui, Manuel J. “Fabuloso Tamtoc”. En Reforma, diario. Opinión. 1ª sección México. 10 de mayo de 2006. P. 13.

•Nieto, Luis y Dora Luz Haw. “Sale calendario a la luz”. En Reforma, diario. Cultura. México. 7 de noviembre de 2006.

•Vargas, Ángel. “Reescribir la historia de Mesoamérica”. En La Jornada, diario . México. 8 de mayo de 2007.

 

 

 

 

CONTENIDO

 Presentación

 * Venezuela:

-Hugo Chávez: “socialismo” sin Marx y con empresarios

- La UNT y el Partido Revolución y socialismo

- Orlando Chirino: “ La Refroma constitucional convalida la explotación capitalista.

* Costa Rica:

-¿Qué pasa con el TLC?

- La polémica en torno a la consigna de “huelga general”

- El TLC significaría la ruina de agricultores y conculcación de derechos laborales

* En el mundo

Más riquezas y más empobrecidos

* Argentina:

-Falleció Ernesto González

-Despedimos a Ernesto González

- Los "libros de Ernesto"

  Irak

-El fracaso de EU en Irak no será como el de Vietnam

-El ejército de Mocktada Al Sadr

-Los kurdos, los otros ganadores de la invasión

República Dominicana

Los trabajadores haitianos en República Dominicana

Haití

Un glorioso pasado libertario y un presente de miseria e invsión

Teoría

Reconstruir la herramienta, en la hora del trotskismo

Arte

Una obra maestra: Tamtoc en San Luis Potosí

Documentos

Actitud del partido obrero hacia la religión