2. Balance

Pluma No. 8 -Otoño de 2007

Un debate fraterno con los anarquistas

Manuel Gómez

 Oaxaca, Oax.- En numerosos artículos publicados en el periódico Noticias de Oaxaca, en nuestro periódico El Socialista y en nuestra revista Pluma , los militantes del POS hemos aportado elementos para caracterizar a las direcciones reformistas y conciliadoras los movimientos sociales. Hemos llegado a la conclusión de que son un obstáculo para el desarrollo de los movimientos populares, tanto en Oaxaca como en el país.

Nuestro objetivo ha sido evidenciar públicamente sus políticas y métodos con los que parasitan en los movimientos. Estos grupos de interés han sido un factor esencial en el apoyo a los planes de control y explotación gubernamental. Con ellos no es posible el debate político, pues sus métodos son la calumnia, la intriga, la amenaza y la descalificación.

Pero existen corrientes políticas que juegan un papel progresivo en los procesos sociales, y aun cuando tenemos importantes diferencias con ellas, en la práctica, en Oaxaca hemos impulsado iniciativas conjuntas para enfrentar a los adversarios. Es el caso de algunos grupos anarquistas.

Es de reconocer que aun cuando uno de sus fundamentos es el no reconocer ninguna forma de Estado, de gobierno o autoridad, en los hechos y en forma correcta decidieron integrarse al movimiento de trabajadores de la educación y popular, integrarse a la APPO y formar parte de su Consejo Estatal.

A casi todas las corrientes políticas que se reclaman de izquierda o democráticas, la potencia del movimiento nos hizo ver que nuestro papel está al lado de las masas en lucha. Los sectarios sostuvieron su postura de “no queremos el poder”; concluyeron que, “no apoyamos la caída de Ulises Ruiz”, lo que los dejó reducidos a unos cuantos y quedaron aislados del movimiento.

 El sectarismo

Uno de los vicios más extendidos en las organizaciones es el sectarismo. Existen grupos que aun en situaciones extraordinarias como la recién vivida en Oaxaca, fueron incapaces de comprender la importancia de tomar decisiones en función del beneficio del movimiento, porque pusieron en primer término los intereses de su organización. Así sucedió con la gran mayoría de las direcciones, tanto de organizaciones sociales, políticas, sindicales u ONGs en el transcurso del proceso insurreccional.

El pensamiento sectario considera que aquellas propuestas o iniciativas que no salen de su organización, no deben ser apoyadas; y las que surjan de ésta, aunque sean impertinentes, deben ser apoyadas con todo. Un ejemplo de esto fue la propuesta hecha en la APPO por el responsable de la seguridad y miembro del Partido Comunista Marxista Leninista- Frente Popular Revolucionario, en cuanto a crear un cerco alrededor de la Policía Federal Preventiva el fatídico 25 de noviembre de 2006. Aunque algunos consejeros hicimos ver que no había condiciones para esta acción, los del FPR mantuvieron su propuesta para hacer notar que ellos nunca se equivocan.

El arte de la política es saber valorar cualquier propuesta política, venga de donde venga, y poder determinar si puede ser correcta o no para el fortalecimiento o avance de una organización, movimiento o acción específica. En sentido inverso, los sectarios consideran que, aunque un movimiento se vea perjudicado, una propuesta política es positiva si ellos la propusieron.

Las acciones espontáneas de las masas y las de pequeñas vanguardias

Muchas de las acciones que beneficiaron al movimiento oaxaqueño se dieron sin un plan previo, es decir, fueron reacciones espontáneas de las masas. Entre ellas estuvo la respuesta a la represión del 14 de junio, la toma del canal 9, la ocupación de radiodifusoras, el levantamiento de barricadas, etc. Atrás de estas acciones había el objetivo de defender al movimiento magisterial y popular, y, además, posteriormente a estas iniciativas, se organizó el trabajo en cada uno de sus ámbitos: en el campamento del centro histórico, en las radiodifusoras, en las barricadas, etc.

Pero también se presentaron acciones espontáneas contraproducentes, como el ingreso al Hotel Camino Real o la toma de la CEPROCI, pues carecían de un objetivo en función del fortalecimiento del movimiento y estuvieron desorganizadas. Este tipo de acciones impulsadas por vanguardias (no por las masas) parten de la idea anarquizante de que, como estamos contra cualquier forma de gobierno y también de cualquier dirección, que en este caso sería la APPO, es bueno hacer cualquier cosa que se nos ocurra con el fin de “romper” con el orden burgués.

Bajo este mismo pensamiento pequeños grupos aprovecharon las movilizaciones para romper vidrieras y pintar fachadas de edificios históricos, como fue el caso del pintarrajeo de la Catedral realizado por jóvenes clasemedieros que consideraron tan importante su acción que la iban filmando. Fueron más repudiables aquellos que sacaron provecho de la situación para desvalijar y robar las unidades de motor tomadas por el movimiento o para saquear las oficinas tomadas y todo lo que estuviese al paso.

 El anarquismo en Oaxaca

Existen desde hace más de 10 años bandas anarquistas o autonombradas anarco-punk, que con sus atuendos y actitudes demuestran su rechazo a los valores impuestos, aunque en algunos casos el disfraz se utiliza como una salida ocasional para aparentar “ser” diferentes.

Este anarquismo dista mucho de ser el anarquismo militante de nuestro paisano Ricardo Flores Magón. En el caso actual, gracias al nefasto papel de los partidos políticos electoreros y de las direcciones oportunistas de la mayoría de las organizaciones sociales, los jóvenes rechazan la “política”, por considerarla un juego sucio y corruptor. El desencanto los lleva a tener una actitud valemadrista e irreflexiva. Para ellos, como anarquismo es sinónimo de caos, hay que ser anarquista.

Otro error de los actuales anarquistas es el dogma de que el análisis político y de las relaciones de fuerza entre las clases en lucha no es necesario, y que lo importante es lanzarse a la acción directa. Esto obviamente conduce a errores y tropiezos que terminan pagando los sectores de la población en lucha.

En Oaxaca, una organización que se reclama anarquista es la Coordinadora Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón”, sin embargo su práctica para allegarse de recursos económicos no es consecuente con su prédica, pues antes de la llegada de Ulises Ruiz también recurría a los apoyos gubernamentales que regularmente se negocian en secreto, por abajo del agua.

El problema no es el de recibir recursos, lo cual puede ser un derecho, sino en cómo se realizan estas transacciones, si lo es de manera transparente, sin entregar nada indigno a cambio y si los beneficios se reparten entre la comunidad de manera democrática. Regularmente, las direcciones de las organizaciones sociales jamás informan cómo son administrados suministrados os recursos, ni siquiera a sus representados. Y en numerosas ocasiones los recursos son entregados por los gobiernos a cambio de apoyos políticos.

 Los anarquistas en el movimiento magisterial y popular

 Algunos grupos anarquistas empezaron a salir de la marginalidad y a integrarse a la lucha política a partir de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN. Comenzaron así a conocer de cerca los métodos y políticas de otras organizaciones y de los grupos de interés.

Ya iniciado el movimiento, estos compañeros anarquistas se integran a la APPO y desarrollan principalmente sus actividades en las barricadas. En el caso de los representantes del CIPO-RFM, uno de sus delegados quedó integrado en la Comisión de Diálogo, y en ésta carecieron de propuestas para contrarrestar las políticas conciliadoras de la mayoría institucionalista conformada por el FPR, Nueva Izquierda de Oaxaca (NIOAX) y FALP.

Por su parte, los sectores jóvenes del anarquismo han tenido una actitud progresiva al combatir y criticar los métodos burocráticos y el oportunismo de las diferentes facciones stalinistas al interior de la APPO, y heroica y combativa fue su presencia en las barricadas y en los enfrentamientos durante el periodo duro del movimiento. En esos meses impulsaron la creación de una OKUPA en la calle de Aldama, que después del 25 de noviembre sería desaparecida.

Su propuesta política actualmente se resume en la lucha por la autonomía de los pueblos. Sin embargo, tampoco podemos exigir demasiado a un conglomerado de jóvenes que recién han iniciado su experiencia política, en una situación de crisis de la mayoría de las direcciones que se reclaman de la izquierda.

Otro elemento progresivo en estos colectivos es que en su mayoría son conformados por elementos críticos y honestos, valores que están lejos de tener los jóvenes controlados por los estalinistas o por las organizaciones electoreras. Esto último nos ha permitido tener, a pesar de nuestras diferencias, puntos de coincidencia y la posibilidad objetiva de desarrollar una política conjunta para impulsar el programa político y los principios de la APPO.

Podemos decir que los anarquistas que participaron en la organización de las barricadas, en las marchas, en los campamentos, en la creación de la Okupa, en los foros y en el Congreso de la APPO, así como en la integración del Consejo Estatal de la APPO, son parte de una vanguardia que comprendió la importancia de impulsar y fortalecer estos espacios de organización y dirección, en los que había que pelear políticamente y ayudar a orientar el movimiento.

 

El anarquismo de estos años

En 1969, el teórico marxista argentino Nahuel Moreno –quien, a la sazón se encontraba preso en Perú por su actividad revolucionaria- escribió un breve pero penetrante ensayo sobre la moral en la sociedad moderna, de dónde hemos tomado el siguiente fragmento que ayuda a comprender a los modernos grupos “anarquistas” o anarco-punks.

La pequeña burguesía desclasada de la última postguerra fue asimilada por el “milagro europeo”, es decir, por el neocapitalismo. Encontró un futuro en la “forma de vida norteamericana”: los automóviles, refrigeradores, departamentos y vacaciones. […] Pero dentro del neocapitalismo, la pequeña burguesía, el estudiantado como refl ejo de toda la sociedad, iban a sufrir tanto o más la alienación, la proletarización, la venta no sólo de su fuerza de trabajo sino de su personalidad, la falta de perspectivas científicas y humanas. Estos factores propios del neocapitalismo, provocaron una nueva rebelión con características comunes y con diferencias pronunciadas con las de sus padres y abuelos, los surrealistas y existencialistas. Estamos ante el espontaneísmo de las grandes rebeliones estudiantiles […].

Esta rebelión fue de grandes masas estudiantiles acompañadas por sectores de la juventud obrera, como en mayo del 68 en Francia. Es un movimiento mucho más progresivo que los anteriores porque no es sólo una rebeldía individual llevada hasta los extremos de atacar todos los tabúes y valores presentes y pasados de la sociedad burguesa en nombre de una moral de desclasados; sino un movimiento que tiende a ser de masas. En la realidad se ha dado el proceso intelectual que sufrió Carlos Astrada, el gran fi lósofo argentino. Éste comenzó como convencido existencialista para después superar el existencialismo. De individual lo transformó en colectivo, de masas. Aceptaba todas las categorías existencialistas: opción, existencia o vida, libertad, pero negaba la del individuo, él creía que todas esas categorías se daban ligadas a los grandes grupos humanos, incluso las clases. Había opciones y existencia de las clases. Su próximo paso fue aceptar que el determinante era el mundo de la necesidad, el salto del existencialismo al marxismo. Salto, entre paréntesis, que nuestro partido le ayudó a pegar. Esto es lo que ha ocurrido con los intelectuales, los estudiantes y sectores de la clase media de los grandes movimientos del 68. Aplicaron los conceptos de Astrada a la realidad: eso es el espontaneísmo.

Este paso del existencialismo al espontaneísmo sólo se le puede comprender por la existencia del neocapitalismo. Éste, con sus grandes monopolios que controlan no sólo el mercado sino toda la vida contemporánea; con sus agencias políticas y sindicales, los grandes partidos y sindicatos que controlan el movimiento de masas, al servicio del Estado y los grandes monopolios, aunque se llamen comunistas, cuya función es castrar todo movimiento o acción de las masas, ha provocado una reacción comprensible en la juventud, el repudio a todo intermediario organizador del movimiento de masas. El planteamiento es que las masas espontáneamente hagan lo que quieran, la acción por la acción misma. Que estos jóvenes todavía no se hayan elevado a la comprensión que lo que hay que cuestionar son las organizaciones burocráticas y los intermediarios oportunistas del movimiento de masas, y que se necesitan partidos, sindicatos, soviets, guerrillas revolucionarias que le disputen ese rol de intermediarios a las organizaciones enfeudadas a los monopolios, es lastimoso, pero es un hecho comprensible.

El espontaneísmo es el repudio a esas organizaciones traidoras sin haber encontrado todavía el camino. Como tal es muy progresivo. Cuestiona a las organizaciones oportunistas y reivindica las acciones del movimiento de masas.

 

Contenido

Presentación

1. El contexto internacional de la sublevación oaxaqueña de 2006

 

2. Balance

Ulises vapuleado y contra las cuerdas

Por qué no cayó el gobernador

Las responsabilidades por la derrota de la insurrección

La desunión del magisterio y los padres de familia

La iglesia también crujió ante la insurrección

URO le copió a Hitler tácticas contra insurgentes

URO no hubiese soportado una huelga estatal

El desarrollo del poder obrero y popular

Un debate fraterno con los anarquistas

 

3. La situación actual

El movimiento se recupera y podría pasar a la ofensiva

El más fuerte apoyo a URO viene del gobierno federal

Tres historias istmeñas de la insurrección

Lázaro Cárdenas B. y el PRD-COCEI colaboran con URO

Calderón ama más a Elba que a Margarita

 

4. Perspectivas

Perspectivas y alternativas

El arte y los movimientos populares

 

Internacional

Chávez la democracia socialista

¡Detengamos la ejecución de Mumia Abu-Jamal!

Habrá de repetirse la insurrección, para terminar con la victoria

Álbum de fotos

Manda tus comentarios