Presentación

Pluma No. 6 - Primavera 2007

Nuestra imagen de portada, una magnífica fotografía de Pedro Valtierra, es representativa del México actual: un trabajador empobrecido y extenuado que, sin embargo, tiene todavía energías para esbozar una mirada entre triste y rabiosa. Es un minero de Pasta de Conchos, Coahuila, captado en febrero de 2006, luego de trabajar voluntariamente para tratar de rescatar a sus 65 compañeros sepultados por una explosión que acabó con sus vidas.

La tragedia minera resume la situación mexicana: empresas voraces a las que lo que menos les interesa es el bienestar de sus trabajadores, autoridades ansiosas por corromperse y que se hicieron de la vista gorda ante las evidentes violaciones a las más elementales normas de seguridad, y líderes sindicales cuya última preocupación son los intereses de sus representados. No es de extrañar que trece meses después, ni uno solo de los responsables de estos homicidios (pues es impropio llamarles muertes accidentales) esté en la cárcel.

A la sobre explotación, corrupción, antidemocracia, injusticia y deshumanización de la clase dominante mexicana, la clase trabajadora y el pueblo le vienen dando respuesta mediante numerosas protestas que se desarrollan en prácticamente todo el país. Las más sonadas fueron la de Oaxaca y la de los mineros en 2006. Si a ello le sumamos que en los comicios del año pasado el sistema electoral hizo crisis y que cientos de miles llenaron las calles por el fraude cometido contra López Obrador (AMLO), tenemos una situación política peculiar, a la que aquí denominamos "pre revolucionaria".

El socialista ruso Vladimir I. Lenin definió que una situación revolucionaria es aquella en la que "los de arriba" no pueden seguir gobernando como lo hacen tradicionalmente y en la que "los de abajo" no quieren seguir siendo dominados, en un contexto de agravación de las privaciones materiales de la población. León Trotsky agregó que una situación revolucionaria se desarrolla cuando el proletariado y su partido, así como sectores de la clase media empiezan a buscar una salida a través de una insurrección contra el orden existente.

En México tenemos una fuerte crisis en la clase dominante, expresada en que, frente a la presidencia "oficial" de Felipe Calderón está la presidencia "legítima" de AMLO, en un marco de enorme desempleo, subempleo, marginalidad y pobreza de la mitad de la población. Y donde sectores del pueblo, como los maestros de Oaxaca y los mineros, pasan rápidamente de las luchas pacíficas a otras de mayor dureza y radicalidad. Por lo anterior, proponemos definir que la situación mexicana es ya "pre revolucionaria", lo que ponemos a discusión del siguiente congreso del Partido Obrero Socialista (ahora MAS) y de todos aquellos que quieran aportar a crear una conciencia socialista en el pueblo. Igualmente sometemos a pública controversia unas tesis sindicales, centradas en la iniciativa de organizar una corriente sindical nacional democrática.

Este número de Pluma, dedicado a los mineros muertos en Coahuila y a los dos mineros asesinados en 2006 por la policía del gobernador perredista Lázaro Cárdenas, en la ciudad del mismo nombre, también homenajea al argentino Nahuel Moreno, un estratega de la revolución mundial, muerto hace 20 años, de cuya obra teórica nos sentimos herederos y de la que aquí presentamos algunas muestras.

Desde Buenos Aires nos ha llegado un artículo del veterano dirigente socialista Horacio Lagar sobre la necesidad y pertinencia de que los trabajadores luchemos en América latina por reivindicaciones democráticas, como congresos constituyentes. Pasajes de la vida y obra de Isadora Duncan llenan nuestra sección sobre las mujeres y un meditado y documentado ensayo de Juan Miguel Reyes acerca del "arte de la acción y la desenajenación" completan esta sexta edición.