¡Solidaridad con los pueblos palestino y libanés!
¡Fuera de Gaza y Líbano el ejército genocida israelí!

Pluma 3- Verano 2006

Nuevamente la enloquecida maquinaria de guerra de Israel ha sido lanzada contra los pueblos árabes, esta vez contra el palestino y el de Líbano. Al momento de escribir estas palabras, se cuentan ya más de mil víctimas fatales, la mayoría civiles y muchos de ellos niños. Además, el gendarme de Estados Unidos en Medio Oriente, Israel, se ha arrogado el derecho de destruir la infraestructura, las ciudades y viviendas de los libaneses y hasta de secuestrar a los funcionarios palestinos. Mientras tanto, la ONU vuelve a mostrarse impotente de garantizar la "paz" y las potencias miran impasibles este nuevo genocidio.
A estas alturas ya nadie, salvo que quiera hacer el ridículo, se atreve a decir que esta agresión se debe a que los palestinos de Hamas y los chiitas de Hezbollah tomaron en rehenes a un total de tres soldados israelíes.
Los orígenes del conflicto se encuentran en que Israel fue fundado poco después de finalizada la Segunda Guerra Mundial con el propósito de que el imperio norteamericano contara con un gendarme que en Medio Oriente reprimiera a los oprimidos pero combativos pueblos árabes. El proyecto era crear un "Gran Israel" cuyas fronteras se extendieran desde el Río Nilo hasta el río Eufrates, es decir, que despojara a distintos países vecinos de sus territorios y que garantizara para Estados Unidos el control de la zona petrolera más rica del mundo. Hablar de Israel es lo mismo que decir que los palestinos perdieron su territorio y Estado, y que desde entonces han sufrido represiones tan bárbaras que pueden ser comparadas con las cometidas por los nazis.
Por ejemplo, actualmente "existen 9 mil palestinos, hombres, mujeres y niños, secuestrados y torturados en las cárceles israelíes. Bajo las leyes del Estado racista de Israel, cualquier palestino -hombre o mujer, niño o anciano-, puede ser sometido a 'detención administrativa' por tiempo indeterminado. Es decir, 'legalmente' puede ser encarcelado sin acusación alguna, sin derecho siquiera a ser juzgado, y sólo saldrá libre cuando se le ocurra al gobierno sionista. Ningún noticiero de TV informa que desde 1967, año en que Israel comenzó la ocupación de Cisjordania y Gaza, 620 mil palestinos (el 20% de la población) pasaron por los centros de detención y tortura de Israel.
"Ningún medio recuerda que la norma del Ejército sionista para castigar al niño palestino que arroje una piedra, es la de quebrarle los brazos a palos, como lo denunciaron horrorizados algunos soldados israelíes."
No habrá una paz justa y duradera en Medio Oriente mientras subsista el Estado de Israel, que discrimina a los que no profesan la religión judía. Distintas experiencias históricas han demostrado que es posible una coexistencia armónica entre judíos, cristianos y musulmanes. Por ello planteamos una Palestina laica, democrática y no racista.
Convocamos a la solidaridad con los pueblos palestino y libanés. Exigimos la salida de Israel de Gaza y Líbano. Nos oponemos a la instalación de una fuerza armada multinacional en Líbano que volvería a cercenar su soberanía y que le protegería las espaldas a Israel.

Por un único Estado palestino, laico, democrático y no racista.


[anterior] [siguiente]