*Presentación*

Pluma 3- Verano 2006

¿Qué viene después de la democracia burguesa? A estas alturas de las crisis -en la mayoría de los sistemas "democráticos" en el mundo, ya ni el historiador neoliberal Francis Fukuyama se atreve a decir que tal régimen político es insuperable y la culminación del proceso histórico.

El más reciente tropiezo de la "democracia" es el mexicano, donde se cometió un enorme fraude. Aunque nosotros los socialistas decimos que lo que hace antidemocráticas a las elecciones en los países capitalistas es que la ínfima minoría de los que tienen el poder económico influyen perversamente en los ciudadanos e imponen su voluntad a través del uso que pueden hacer de los medios de comunicación y de la corrupción de los políticos, a la mayoría de los cuales ponen a su servicio. En México, además, el gobierno federal hizo uso de los programas sociales para favorecer al candidato oficial.

Desde hace décadas el marxismo revolucionario concluyó que en la perspectiva histórica de la humanidad existen dos grandes alternativas: socialismo o barbarie, para usar la cruda pero certera y sintética expresión empleada por la revolucionaria polaca Rosa Luxemburgo. Si los trabajadores, los jóvenes, los indígenas y campesinos son incapaces de derribar el sistema de explotación capitalista, entonces éste continuará su descomposición y la vida social retrocederá a estadios históricos previos a las civilizaciones. Ya empezamos a atisbar algunas manifestaciones de esta inquietante tendencia en la acelerada devastación del medio ambiente, provocada por la miseria o por la necesidad empresarial -voraz- de obtener ganancias; en la diabólica capacidad que tienen algunos gobiernos de destruir el planeta mediante su capacidad militar y nuclear; y en las hambrunas y epidemias que ciegan la vida de decenas de millones de seres humanos cada año.
Es pertinente entonces llevar a cabo una reflexión y discusión sobre otras formas de organización económica y social, y a describir algunas de ellas dedicamos parte de este número. Desde la Comuna de París, en 1871, hasta los actuales caracoles asentados en Chiapas, recuperamos algunas de estas experiencias que ofrecen a la clase trabajadora un horizonte lleno de esperanza.

Artículos escritos desde Costa Rica, Argentina, la República Dominicana y México nos dan un panorama de algunos de los procesos políticos más importantes de estos países. Pretendemos que esta revista refleje las reflexiones de militantes socialistas de otras latitudes y que sirva como un vehículo de expresión y organización de una corriente revolucionaria internacional. Resaltamos aquí la amenaza que se cierne sobre el luchador político y social costarricense Orlando Barrantes, quien podría ser injustamente encarcelado. Llamamos a la rápida solidaridad para preservar su libertad.

Incluimos dos interesantes artículos de teoría marxista. El historiador Héctor Malavé asegura que los que se atreven a leer seriamente a Marx se harán sus seguidores, y Emmanuel Munguía plantea que las investigaciones científicas del suizo Jean Piaget enriquecen la epistemología y metodología marxistas.

Completan este número sendos artículos sobre literatura y pintura: sobre el impacto de la guerra civil española en escritores de diversas generaciones y nacionalidades; y la prolífica y sorprendente fuerza expresiva de la obra pictórica que un comandante guerrillero, Jacobo Silva Nogales, lleva a cabo en una de las más inhóspitas mazmorras mexicanas.

[anterior] [siguiente]