1917, la victoria de Octubre

Pluma 3- Verano 2006


El día 25 de octubre de 1917, las fuerzas armadas del soviet de Petrogrado ocupan todos los edificios públicos, toman el Palacio de Invierno y detienen al gobierno provisional. La victoria se obtiene casi sin derramamiento de sangre. La lucha será más dura en Moscú, donde el combate se prolongará durante una semana. El congreso de los soviets declara depuesto al gobierno provisional y proclama la constitución de la república de los soviets.

Con este acto se abre una nueva página en la historia de la humanidad. Los obreros y campesinos rusos, al fundar la república soviética, ofrecen a las masas explotadas de todo el mundo un nuevo tipo de organización del Estado -la dictadura del proletariado- que es la realización más perfecta de la democracia, puesto que el régimen soviético, contrariamente a lo que sucede en los demás países, es el gobierno de la inmensa mayoría de la población. Los soviets son elegidos directamente por los obreros de las fábricas, por los soldados de cada regimiento, por los campesinos de cada aldea, y con este sentido son la expresión perfecta de su voluntad y de sus aspiraciones. Los miembros de los soviets, a diferencia de los representantes en los parlamentos burgueses, no perciben retribución alguna por el ejercicio de sus funciones, y pueden ser relevados en cualquier momento de su cargo si los que los han elegido consideran que no representan ya sus aspiraciones ni son dignos de su confianza.


Como todo sistema de representación, el de los soviets tiene, naturalmente, sus defectos, pero, aun así, son incomparablemente inferiores a los de la democracia burguesa. La experiencia rusa ha demostrado que la dictadura del proletariado halla su expresión más perfecta precisamente en el régimen soviético, y, en este sentido, la idea de los soviets es patrimonio de todo el proletariado internacional. Es evidente que la revolución proletaria tendrá distintas modalidades en los demás países, pero está fuera de duda -la experiencia rusa lo demuestra de un modo irrefutable- que no podrá prescindir de organizaciones sustancialmente iguales a los soviets.


III. Los soviets de campesinos y la revolución de Octubre

Antes de estudiar la estructura del nuevo régimen creado por la revolución de Octubre, queremos dedicar unas palabras a los soviets de campesinos. Hasta aquí hemos hablado exclusivamente de los soviets de diputados obreros y soldados. Hasta después de la victoria de octubre no existieron soviets de campesinos propiamente dichos. Esto no significa, ni mucho menos, que los campesinos no tomaran parte en el movimiento soviético. Los soviets de soldados estaban constituidos, en su aplastante mayoría, por campesinos. Por otra parte, existían en las aldeas organizaciones, que aun sin llevar el nombre de soviets, desempeñaban esencialmente el papel de los mismos. Nos referimos a los comités agrarios. Dichos comités fueron designados por el gobierno provisional, con el fin de que prepararan los materiales de estudio necesarios para la reforma agraria, que había de llevar a cabo la Asamblea Constituyente. En un principio, dichos comités estaban formados por los elementos de la intelectualidad rural (médicos, empleados, agrimensores, etc.). Pero, bajo la influencia de los acontecimientos revolucionarios fueron perdiendo rápidamente su carácter, y los elementos "intelectuales" de ayer fueron sustituidos por representantes directos de los campesinos. Y así, esos comités, a los cuales se asignaban atribuciones tan modestas, se convirtieron en órganos de lucha de los campesinos, que dictaban su ley a los propietarios y a menudo procedían por iniciativa propia a la expropiación de las tierras u ordenaban a los campesinos que suspendieran el pago de los arriendos a los terratenientes y depositaran el importe de aquéllos en los comités.
Potencialmente, pues, los soviets existían ya en las aldeas antes de la revolución de Octubre. Después de ésta fueron creados en todo el país, y junto con los soviets de diputados obreros, constituyeron la base del nuevo régimen instituido por la revolución triunfante.

V. La estructura de la república de los soviets

a) Los soviets rurales

Los soviets rurales se eligen a razón de un diputado por cada cien habitantes y un diputado por cada veinte el electores de los obreros de las fábricas, talleres, haciendas agrarias del estado, unidades del ejército y de la armada, que se hallan en el territorio. Los diputados se eligen en las asambleas generales de los ciudadanos que gocen del derecho electoral.

Las principales funciones de los soviets rurales son las siguientes: a) llevar a la práctica. y controlar la ejecución de todas las resoluciones de los órganos superiores del poder; b) ayudar a los representantes de estos últimos a cumplir con su misión en la aldea; e) tomar medidas para elevar el nivel económico y cultural de la población; d) garantizar la conservación del orden revolucionario y luchar contra la contrarrevolución y el bandolerismo; e) utilizar a la población trabajadora para la conservación de los pozos, puentes, etc., y para la lucha contra las calamidades naturales; f) contribuir a la conservación de los bosques, sembrados, ferrocarriles, teléfonos y telégrafos en el territorio del soviet; g) asegurar el justo usufructo de las tierras; h) efectuar el reparto de las tierras y organizar las reservas de semillas; i) apoyar la cooperación agraria, las haciendas del estado, la organización de bibliotecas, etc.; j) contribuir a la liquidación del analfabetismo y a la labor de cultura entre las minorías nacionales.
En general, con el fin de incorporar a la labor activa a todos los miembros del soviet, se organizan cerca del mismo comisiones especiales. Estas comisiones tienen el derecho, con autorización del soviet, de solicitar la colaboración de ciudadanos que no formen parte del soviet y gocen de los derechos electorales.

b) Los soviets urbanos

Los soviets urbanos son elegidos por los ciudadanos que se hallan en su territorio y gozan de los derechos electorales a razón de un diputado por cada cien electores de los obreros, del ejército rojo, de la escuadra y de la milicia y de un diputado por cada trescientos electores de los empleados de las instituciones estatales y privadas y de las demás categorías de electores. Compete a los soviets urbanos solucionar todas las cuestiones locales y discutir todos los problemas de interés general.


Dichos organismos tienen sus presupuestos, gracias a lo cual toman una participación activa en la reconstitución y transformación de la economía popular y de la vida social y cultural. Este presupuesto se halla constituido por la utilización de todos los bienes de significación local. De acuerdo con ello, tienen derecho a explotar la tierra, los establecimientos y otros bienes que se hallan bajo su jurisdicción, abrir nuevos establecimientos, arrendados, etc. Tienen, así mismo, el derecho de establecer impuestos locales, negociar empréstitos, controlar las instituciones y establecimientos que se hallan en su territorio, garantizar el orden, contribuir a la organización acertada del mecanismo judicial, de la labor normal de todos los órganos locales del poder estatal.
El órgano directivo del soviet es la reunión plenaria del mismo, que se convoca al menos una vez al mes. La reunión plenaria examina y resuelve todas las cuestiones fundamentales de su competencia y ratifica el presupuesto.


Las reuniones del soviet son públicas. Se admite en las mismas, con voz pero sin voto, a los representantes de los comités de fábrica, sindicatos, regimientos y otras organizaciones, excepto en aquellos casos en que se convocan sesiones secretas. Con el fin de establecer un contacto más estrecho con los trabajadores, el soviet, en la medida de lo posible, organiza sus sesiones en las fábricas, los clubs, etc. Las reuniones plenarias pueden celebrarse cuando asisten a las mismas no menos de la mitad de sus miembros.


Los diputados a los soviets urbanos se eligen por un año, esto es, hasta las nuevas elecciones. Los miembros del soviet no pueden ser detenidos sin advertir previamente a la mesa del soviet o al presidente del mismo.


En la actividad del soviet tienen una gran importancia sus secciones, que deben incorporar a la labor del mismo a toda la masa trabajadora. Dichas secciones son, generalmente, las siguientes: a) de administración municipal; b) financiera; e) de instrucción pública; d) de sanidad; e) comercial - cooperativa; f) de la inspección obrera y campesina. Por acuerdo del soviet las secciones mencionadas se pueden dividir en secciones independientes o se pueden crear otras nuevas (administrativa, jurídica, de la vivienda, del trabajo, de la industria, de seguros sociales, agrícola, etc., etc.).

Para servir mejor los intereses de las masas trabajadoras desde el punto de vista cultural y administrativo y ayudar a los soviets urbanos en la resolución de los problemas fundamentales de la transformación socialista del país, paralelamente con los soviets generales se organizan los de la barriada, que están subordinados al soviet urbano, funcionan bajo su dirección y dan cuenta al mismo de su labor.

c) Los congresos de los soviets y sus comités ejecutivos

Los órganos supremos del régimen soviético son los congresos y sus comités ejecutivos.
El congreso panruso de los soviets de obreros, campesinos, soldados rojos y cosacos se constituye a base de la siguiente representación: a) de los soviets urbanos, a razón de un diputado por cada 25.000 electores; b) de los congresos provinciales, .a razón de un diputado por cada 125.000 habitantes. El congreso de los soviets de la URSS se constituye de acuerdo con las mismas normas que el congreso panruso.


La diferencia entre los soviets y los congresos consiste en que los diputados a los primeros se eligen por un plazo determinado (un año), mientras que los delegados a los congresos se eligen sólo para cada uno de éstos, y al terminar sus tareas, pierden su título, dejando únicamente el comité ejecutivo elegido por ellos.


El congreso de distrito se reúne una vez al año y elige un comité ejecutivo de tres miembros. Se pueden convocar sesiones extraordinarias a propuesta del comité ejecutivo del cantón o a demanda de no menos de la tercera parte de la población del distrito. El congreso de cantón elige también un comité ejecutivo de once miembros y cinco suplentes. El comité ejecutivo del congreso provincial debe estar compuesto de no más de veinticinco miembros, con excepción de Leningrado y Moscú, donde asciende a cuarenta. Tal es, en líneas generales, la estructura del régimen soviético.


El comité ejecutivo tiene el derecho de pedir al órgano correspondiente de la república de los soviets la abolición o modificación de las resoluciones de los órganos centrales si considera perjudiciales estas últimas desde el punto de vista de las condiciones locales.
Las repúblicas autónomas forman parte de una república de la Unión, y tienen un comité ejecutivo y un consejo de comisarios del pueblo.


En las repúblicas de la Unión, el órgano supremo es el congreso de los soviets, al cual corresponde la totalidad del poder legislativo, ejecutivo y judicial. Los congresos de los soviets se reúnen regularmente cada dos años y extraordinariamente siempre que lo juzgue necesario el comité ejecutivo o lo exijan los soviets de las localidades que representen a no menos de una tercera parte de toda la población de la república. El consejo de comisarios del pueblo de cada república es el órgano ejecutivo del comité ejecutivo central.


Finalmente, el órgano supremo del régimen soviético es el congreso de los soviets de la URSS, constituida definitivamente el 30 de diciembre de 1922. Las funciones principales de dicho congreso son las siguientes: a) elección del comité central ejecutivo, y, asimismo, ratificación de los miembros del consejo de las nacionalidades elegidos por las repúblicas y las regiones autónomas de la Unión; b) aprobación y modificación de los principios fundamentales de la constitución de la URSS; e) solución de los desacuerdos en aquellos casos en que no fueron eliminados por las comisiones de conciliación y los órganos directivos; d) modificación de las resoluciones del comité central ejecutivo de la URSS a propuesta de los delegados o de los congresos y comités ejecutivos de las repúblicas confederadas.


El comité central ejecutivo está compuesto del consejo de la Unión y del consejo de las nacionalidades. Esos dos organismos gozan de una igualdad completa de derechos. El consejo de comisarios del pueblo es el órgano ejecutivo del comité central. Los decretos y resoluciones de dicho consejo son obligatorias en todo el territorio de la Unión.

d) El derecho electoral

En la URSS no existe el sufragio universal. El proletariado, al tomar el poder, en octubre de 1917, no se dejó alucinar por el espejismo de la democracia formal, y estableció su dictadura. Como consecuencia de ello, es lógico que se establezcan ciertas limitaciones en el ejercicio del derecho electoral.


Según la constitución soviética, pueden elegir y ser elegidos todos los mayores de dieciocho años, de uno y otro sexo, que reúnan las siguientes condiciones: a) todos aquellos que obtengan sus medios de existencia mediante un trabajo útil o que realicen un trabajo casero; b) los soldados del ejército y de la armada rojos; e) los ciudadanos de la categoría enumerada en los dos puntos anteriores que hayan perdido la capacidad de trabajo; d) los extranjeros que vivan y trabajen en el territorio de la URSS.


No pueden elegir ni ser elegidos, aunque formen parte de una de las categorías mencionadas: a) los que recurren al trabajo asalariado con el fin de obtener un beneficio; b) las personas que vivan de ingresos no procedentes del trabajo; e) los comerciantes e intermediarios comerciales; d) los frailes y servidores del culto; e) los empleados y agentes de la antigua policía, así como los miembros de la casa reinante; f) las personas mentalmente anormales, así como las que se hallen bajo tutela; g) las personas condenadas por los tribunales.


El comité central ejecutivo de los soviets o el congreso de estos últimos tienen el derecho de abrogar estas limitaciones en general o con respecto a determinadas personas, aunque hacen uso de este derecho con extrema prudencia.

V. La democracia soviética

Hemos descrito a grandes rasgos el origen y desarrollo de los soviets en el período anterior a la revolución y la forma concreta tomada por el régimen soviético después de la victoria proletaria de octubre de 1917. De este rápido estudio se desprende una conclusión: que el régimen de los soviets no es una creación artificial, sino la obra directa de las masas trabajadoras y la realización más perfecta de la democracia. Es fácil prever la objeción de los tartufos de la democracia burguesa: ¿se puede hablar de democracia cuando se limita el ejercicio del derecho electoral y se priva de este derecho a una parte de ciudadanos? En efecto, en la URSS no existe la democracia formal, forma encubierta de la dictadura burguesa, sino la democracia obrera. Los liberales y los socialdemócratas oponen a la dictadura del proletariado la democracia pura. Pero mientras existan las clases -y por consiguiente la explotación y la desigualdad social- no se puede hablar de democracia pura. Todo el mecanismo del Estado, incluso en los países de régimen más democrático, está puesto al servicio de la clase explotadora, que constituye una minoría insignificante. Es más, en los países de democracia, la subordinación del poder a la banca y a la bolsa es más directa que en ninguna parte. No hay ninguna constitución, por liberal que sea, que no deje las manos libres al poder para anular las garantías constitucionales y adoptar medidas de represión extralegal contra la clase obrera si ésta amenaza el orden de cosas establecido. "El liberal -dice Lenin- habla siempre de democracia en general. El marxista no se olvida nunca de preguntar: ¿Para qué clase? En ningún país capitalista civilizado existe la democracia en general; existe únicamente la dictadura de la burguesía. Entre la dictadura burguesa y la dictadura proletaria existen, sin embargo, diferencias esenciales. La primera, incluso en democracia, es el gobierno de una minoría sobre la mayoría; la segunda es el gobierno ejercido por la inmensa mayoría de la población..." "...Sin dictadura no se ha realizado en el mundo ninguna revolución profunda. Pero la diferencia entre la dictadura burguesa (aun en sus formas más democráticas) y la dictadura del proletariado estriba en que las primera consiste en el aplastamiento violento de la resistencia de la mayoría de la población, constituida por las masas trabajadoras de las ciudades y los campos; y la segunda, en el aplastamiento de la resistencia de los explotadores, los cuales constituyen una minoría evidente... Bajo el régimen de los soviets, la inmensa mayoría de la población -es decir, todos los ciudadanos que viven de su trabajo y no de la supervalía del trabajo ajeno-, tienen el derecho efectivo -y no el derecho nominal de las democracias burguesas- de participar directamente en la gestión pública, de ser electores y elegidos, de destituir en cualquier momento a los representantes que no se hayan mostrado dignos de la confianza otorgada, y el deber de velar por la conservación de estos derechos reduciendo violentamente a la impotencia a la clase enemiga. En resumen, siendo como es un régimen que se inspira en los intereses de la inmensa mayoría de la población, la cual ejerce directamente su poder con ayuda de vastas organizaciones populares como son los soviets, la dictadura proletaria o, para decirlo en otros términos, la democracia soviética, es un sistema de gobierno infinitamente más democrático que la república burguesa más libre."

[anterior] [siguiente]