PLUMA No.1

Revista teórica marxista de política, arte y literatura

No. 1 Invierno del 2005

 

Respuesta del POS al EZLN
"Fuera del poder, todo es ilusión"

 

Al Ejército zapatista de Liberación Nacional
Compañeras y compañeros:

 

Con regocijo hemos recibido el cálido saludo enviado a nuestra organización política, el Partido Obrero Socialista, por el Subcomandante Insurgente Marcos, a nombre de ustedes, los milicianos que escribieron una de las páginas más nobles y gloriosas de la historia reciente de México, cuando decidieron levantarse en armas contra los malos gobiernos.

Nosotros, igualmente, tenemos un gran interés en relacionarnos con ustedes y qué mejor si como nos proponen sea un intercambio directo, fraternal y respetuoso. Haremos todo lo posible por actuar recíprocamente.
La Sexta Declaración de la Selva Lacandona permite el desarrollo de una vinculación, que esperamos sea mutuamente provechosa, entre su organización y la nuestra. Esta manifestación, pese a las insuficiencias o fallas que puede tener, es uno de los documentos más importantes que se han expedido para conquistar la liberación del pueblo y de la nación mexicana.

En cuanto a nuestros "modos" de trabajo, ustedes saben que ellos incluyen el que siempre decimos (y cuando podemos, escribimos) lo que pensamos. Por ello es que la muy positiva valoración que hacemos de su más reciente Declaración no la extendemos a las cuatro anteriores. No podemos ni queremos ocultar que el POS mantuvo una posición crítica hacia el liderazgo del EZLN durante años, de la que no nos arrepentimos, a pesar de que muy probablemente en tal o cual ocasión hayamos podido ser injustos o haber exagerado cuando creímos que erraban sus dirigentes. Desde luego, de ninguna manera lo anterior significa que pedimos de ustedes una autocrítica o cosa parecida. Simplemente, consideramos necesario hacer notar que venimos de trayectorias diferentes y a veces encontradas que, deseamos, queden en el pasado. En el caso en que ustedes deseen que discutamos o aclaremos tal o cual asunto, nosotros lo haremos con gusto. Por nuestra parte, no ponemos como condición para relacionarnos el intercambiar opiniones con ustedes sobre temas pretéritos.
Por otra parte, queremos presentarles algunas ideas sobre temas que aún no están definidos en la Declaración o sobre los que probablemente mantenemos diferencias y para nosotros revisten una gran importancia. Nos gustaría discutirlos próximamente con ustedes, así como con quienes han suscrito la 6ª.

No está definido qué tipo de organización resultará del esfuerzo común que emprendamos. Es evidente que en el país urge una organización sindical y social de todos los explotados. Empero, a nuestro parecer, aun para construir ésta, es prioritario que los trabajadores y todos los hombres y mujeres de condición social pobre contemos con una herramienta o instrumento político, es decir, un partido político. Ya los poderosos y los grandes propietarios de México cuentan con diversos instrumentos como estos, hasta para escoger el que más se acomode a las circunstancias de cada momento, y entre ellos tienen hasta los que se disfrazan de partidos de izquierda.
En este terreno, los trabajadores, campesinos, indígenas y jóvenes estamos en total desventaja, pues una lucha consecuente contra la clase capitalista exige que contemos con nuestros propios partidos, que nosotros pugnaremos porque sea un partido revolucionario.

La necesidad de una herramienta política es más urgente cuando observamos que en cada vez más países de América latina estallan insurrecciones contra gobiernos elegidos en las urnas. Estos procesos revolucionarios ocurren más allá de la voluntad de los dirigentes o de la política de las organizaciones populares. Hasta ahora, algunos de estos levantamientos han logrado avances parciales, como la caída de gobernantes, pero el que culminen en verdaderas soluciones para los pueblos dependerá en gran medida de que existan sólidas organizaciones políticas de la clase trabajadora. Nuestra propuesta es que de la "otra campaña", emerja un partido político de los de abajo.

El desarrollo lógico de los lineamientos de la Sexta conduce a que plantee la necesidad de terminar con la explotación y el capitalismo para que el pueblo construya una nueva sociedad, socialista y democrática. En lugar de ello, pareciera que acoge como lema la expresión "Por la humanidad y contra el neoliberalismo", que se contrapone a las premisas mencionadas y que, es tan anodino, que hasta personajes políticos y religiosos conservadores podrían suscribirlo.

Dado que se reconoce y denuncia la perniciosa existencia del capitalismo y del neoliberalismo a nivel terráqueo, los lineamientos y principios básicos de la "Sexta" deberían extenderse a nivel internacional, sobre todo cuando llegue la hora de convocar a reunirse y a organizarse a las fuerzas que están más allá de nuestras fronteras.

Es una necesidad luchar por una nueva carta magna en la que se plasmen los derechos de la mayoría de la población y en la que se establezca que México debe ser un país igualitario, independiente, democrático y libre. Empero, las mejores leyes son letra muerta si no existe un poder del pueblo y para el pueblo que las imponga sobre los sectores de la sociedad que quieren mantener a toda costa sus intereses y privilegios. El revolucionario ruso Vladimir Lenin decía que "fuera del poder todo es ilusión." Un poder de los trabajadores y de los de abajo, basado en nuevas instituciones, criterios y principios distintos a los que fundamentan la dominación de los privilegiados, es un asunto que debería discutirse.

Pasando a una cuestión de índole distinta, pensamos que no podemos sustraernos a la coyuntura electoral, que ya ocupa la atención de la mayoría de la población. Proponemos presentar al pueblo una alternativa contrapuesta a la de los partidos de los explotadores, porque de lo contrario millones de nuestros hermanos de clase social van a acudir a votar por alguno de los partidos en la danza, lo que desandará el camino avanzado. Proponemos se discuta lanzar una candidatura presidencial sin registro, representativa de los hombres y mujeres humildes del país. O, en el caso en que no sé esté de acuerdo con esto, en que durante la "otra campaña" llamemos a anular el voto. Lo que no podemos hacer es abstenernos de decir algo al respecto y permitir que los partidos con registro obtengan el voto y el apoyo político de nuestra clase, sin que nosotros los enfrentemos también en esta arena.

En cuanto a nuestra trayectoria, es sumamente modesta. Sólo somos un puñado de hombres y mujeres que desde hace más de 25 años intentamos, con más fracasos que avances, construir una organización revolucionaria de los trabajadores y los jóvenes. Por si les interesa conocernos más, les adjuntamos una colección (lamentablemente, incompleta) de nuestra prensa y algunos documentos que expresan nuestras reflexiones y anhelos.
En cuanto a la comisión que hemos nombrado para relacionarnos, en sobre aparte les entregamos los nombres de los compañeros que la componen.

 

¡Viva el Ejército Zapatista de Liberación Nacional!
¡Viva la Sexta Declaración de la Selva Lacandona!
¡Proletarios de todos los países, uníos!

Por un gobierno, obrero, campesino, indígena y popular.
El Comité Central del Partido Obrero Socialista.
Ciudad de México, 28 de agosto del 2005.

 

(Regresar a contenido)