PLUMA No.1

Revista teórica marxista de política, arte y literatura

No. 1 Invierno del 2005

 

El EZLN y su llamado a luchar contra el capitalismo
Por Pablo Hernández A. Dirigente del Partido Obrero Socialista de Costa Rica

San José.- En nuestro país, Costa Rica, y podríamos asegurar que también en los círculos de la llamada "izquierda" latinoaméricana y del mundo, ha resonado muy poco la última Declaración del Comité Clandestino Revolucionario Indígena Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). La misma no sólo tiene un valioso significado político sino que también aporta notablemente al debate sobre el proceso de construcción de una alternativa de dirección del movimiento obrero, popular, indígena y de los explotados y oprimidos no solo de México sino del movimiento proletario internacional.
Desde su ubicación como organización luchadora indígena, el EZLN, en esta VI Declaración, hace un balance de sus 12 años de lucha guerrillera no convencional y plantea que, para avanzar, la lucha indígena debe "juntarse" con los obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados para enfrentar el capitalismo no sólo en México sino en el mundo. Para enfrentarlo con un programa de lucha anticapitalista desde abajo y por abajo.

Una organización guerrillera distinta
El EZLN ha declarado que su lucha dejaría de ser armada y como parte de su balance de la estrategia guerrillera señala la antípoda al principio de las organizaciones guerrilleristas y a las organizaciones burocráticas: Que no debe ser"… eso de que está arriba lo militar y abajo lo democrático…" para plantear que "…arriba lo político democrático mandando y abajo lo militar obedeciendo…".
Con un vuelco hacia los sectores sociales para construir desde abajo y por abajo el programa de lucha y los acuerdos para una alternativa de izquierda donde no se negocie a espaldas de los que hacen los movimientos. Renegando de los "políticos" de la burguesía: Del PRI, el PAN y el PRD (izquierda similar a la del brasileño PT de Lula) , el EZLN pregunta "¿Estamos diciendo que la política no sirve? No, lo que queremos decir es que ESA política no sirve".
Sin duda alguna estamos ante un paso cualitativo en la definición política de una organización guerrillera indigenista que, distinta a las organizaciones guerrilleras existentes en los movimientos nacionalistas como las islamistas, las vascas e irlandesas o los ejércitos guerrilleros colombianos que se adaptan a la política de reacción democrática de la burguesía y de incorporación al régimen democrático burgués, declara una lucha anticapitalista de unidad obrera, campesina y popular desde un marco de lucha internacionalista.

Influencia nefasta de las direcciones guerrilleras centroamericanas
Al calor del ascenso revolucionario de las masas centroamericanas dirigido principalmente por las organizaciones guerrilleras como el FSLN, de Nicaragua, el FMLN de El Salvador y la Unidad Guerrillera Guatemalteca, un núcleo revolucionario se planteó la necesidad de la organización zapatista : "… Nos cansamos de la explotación que nos hacían los poderosos y pues nos organizamos para defendernos y para luchar por la justicia. Al principio no somos muchos, apenas unos cuantos andamos de un lado a otro, hablando y escuchando a otras personas como nosotros. Eso hicimos muchos años y lo hicimos en secreto, o sea sin hacer bulla. O sea que juntamos nuestra fuerza en silencio. Tardamos como 10 años así, y ya luego pues nos crecimos y pues ya éramos muchos miles".
A mediados de los años 80's este núcleo revolucionario inició su proceso de acumulación para aparecer públicamente en la toma de importantes centros políticos urbanos de Chiapas en enero de 1994, como expresión de una lucha indigenista agraria principalmente.
La figura del subcomandante Marcos, dirigente guerrillero con su rostro cubierto por un pasamontañas personificando la totalidad de los indígenas chiapanecos explotados y oprimidos por siglos, invisibilizados por el poder de los explotadores y opresores aparecía en los medios ínter náuticos en medio del triunfo de la política de "reacción democrática" de la derrota de la revolución centroamericana entregada en los acuerdos de paz de Esquipulas.
México parecía remozar la revolución agraria de 1910 que tuviera a Pancho Villa y a Emiliano Zapata como las figuras más destacadas. Pero el carácter indigenista y local del movimiento neozapatista y la marea pacifista reaccionaria que asolaba desde la vecina Centroamérica junto a las características centrífugas de la dirección zapatista colocó a la rebelión en un proceso de negociación que dieron como resultado los llamados "Acuerdos de San Andrés" los cuales fueron burlados por los partidos del régimen, en cuenta el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En la senda de la "revolución permanente"
Del 2001 al 2005 el EZLN se concentró en llevar adelante los compromisos de los mencionados acuerdos creando organismos comunales de poder local y a resolver problemas de tierra, vivienda, servicios, salud y cultura y educación principalmente.
"Así el EZLN ha resistido 12 años de guerra, de ataques militares, políticos, ideológicos y económicos, de cerco y hostigamiento, de persecución y no nos han vencido, y no nos hemos vendido ni rendido y hemos avanzado" señala la Sexta Declaración. Pero advierte, y hay que ponerle atención a esta parte de la Declaración porque se inscribe en el proceso de "revolución permanente", que : "… hemos llegado a un punto en que no podemos ir más allá y además, es posible que perdamos todo lo que tenemos, si nos quedamos como estamos y no hacemos nada más para avanzar…""… Un nuevo paso adelante en la lucha sólo es posible si el indígena se junta con obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados…o sea los trabajadores de la ciudad y el campo".
Un proceso de lucha como el iniciado por las masas indígenas de Chiapas, con un levantamiento armado conquistando una serie de reivindicaciones sociales, económicas y políticas sólo puede defenderse y avanzar bajo la estrategia de la revolución permanente. Esta significa plantearse el frente obrero, campesino, indígena y no una alianza con supuestos sectores "progresistas" o antiimperialistas para remozar el capitalismo y desviar la movilización obrera popular, sino un frente de clase con los "trabajadores de la ciudad y del campo" como señala la Declaración, para avanzar en la lucha contra el sistema capitalista.
En este proceso de revolución permanente la lucha que inició con demandas indigenistas y agrarias democráticas obliga a pasar a cumplir las tareas de lucha anticapitalistas para las cuales se requiere de esa unidad de los proletarios, de los explotados y oprimidos, incluyendo en la Declaración dentro de estos últimos a "… otros y otras que mucho los persiguen y desprecian por lo mismo de que no se dejan dominar, como son las mujeres, los jóvenes, los indígenas, los homosexuales, lesbianas, transexuales, los emigrantes, y muchos otros grupos que de por sí hay en todo el mundo pero que no vemos hasta que gritan que ya basta de que los desprecien, y se levantan, y pues ya los vemos, y los oímos, y los aprendemos…".

La lucha anticapitalista
Desde un análisis de mundo la Declaración zapatista ubica que el problema central de la humanidad es el capitalismo: "…Entonces, como quien dice que resumiendo, el capitalismo de la globalización neoliberal se basa en la explotación, el despojo, el desprecio y la represión a los que no se dejan. O sea igual que antes, pero ahora globalizado, mundial...". "Pero no es tan fácil para la globalización neoliberal, porque los explotados de cada país pues no se conforman y no dicen que ya ni modo, sino que se rebelan; y los que sobran y estorban pues se resisten y no se dejan ser eliminados…"
La Declaración se extiende en la explicación del capitalismo de manera pedagógica como si se tomara la paciencia de aclarar e introducir este nuevo concepto de la lucha entre la población indígena campesina.
México hace parte de esta visión de mundo. La Declaración no parte de la situación mexicana sino de la situación mundial donde el capitalismo imperante desarrolla una feroz ofensiva pero las masas del mundo se resisten y se rebelan. Dentro de ellas se inscribe el EZLN : "…Bueno, pues lo que vemos es que nuestro país está gobernado por los neoliberalistas. O sea que, como ya explicamos, los gobernantes que tenemos están destruyendo lo que es nuestra Nación, nuestra Patria mexicana. Y su trabajo de estos malos gobernantes no es mirar por el bienestar del pueblo, sino que sólo están pendientes del bienestar de los capitalistas…".
Querríamos leer más exactamente un análisis de clase de la situación mexicana o de las características del capitalismo en México, pero las caracterizaciones de esta Declaración no son puras y puede que haya algunas confusiones, por ejemplo sobre los que no podríamos llamar "malos gobernantes". Tampoco hay claridad respecto de la salida al sistema capitalista que bien se explica y se caracteriza, sin embargo, son importantes aproximaciones que vienen de sectores que han hecho su "Comuna de Lacandona" y que desde sus propias experiencias en las luchas buscan una explicación y salidas.
La Declaración continúa con llamados a la unidad de los que resisten y luchan con especial mención al pueblo cubano, que no a su gobierno. Y esto reviste una gran importancia porque separa la identificación con la revolución cubana de su actual gobierno burocrático que se niega a desarrollar la revolución permanente y la profundización del proceso interno bajo la democracia obrera y las medidas socialistas, porque privilegia la apertura capitalista.
Igualmente en esta Declaración se identifica con la lucha del pueblo venezolano por su autodeterminación, sin identificarse con la dirección chavista. Así continúa con otras luchas latinoamericanas.

La propuesta de los socialistas
El Programa Nacional de Lucha es el instrumento de unidad de izquierda para luchar contra la globalización neoliberal para unificar las luchas. Si bien es cierto no aparece una propuesta el EZLN abre el debate y la discusión y permite que los que participen de esta unidad de acción puedan proponer sus salidas. Nuestro partido piensa que si el EZLN solicita la participación y la unidad para la lucha, los socialistas decimos presente pero también tenemos una propuesta y es la continuidad de la rebelión zapatista como parte de la revolución socialista en México y en el planeta. Sólo el socialismo expresado en el Gobierno obrero, campesino y popular puede resolver los problemas que genera el capitalismo en esta fase senil o agotada. Tan válido para México como para Centroamérica y Suramérica. La Federación de Repúblicas Socialistas de México y Centroamérica, la Federación de Repúblicas Socialistas de Suramérica es la respuesta global a la globalización capitalista imperialista.

El Encuentro Intercontinental de los adherentes a la Sexta
El EZLN ha convocado a un Encuentro Intercontinental de organizaciones y fuerzas que se identifiquen con esta Sexta Declaración. Tal evento reviste una gran importancia en tanto que el planteo de esta Declaración es clasista y anticapitalista y los que se sientan llamados partirán de esta premisa, lo cual significa una definición en medio de tanto evento, foro social y cumbre que le trata de buscar cinco patas al gato y busca reformar el capitalismo para hacerlo menos salvaje.
Para México los zapatistas se plantean la lucha por todos los explotados y desposeídos y con todos ellos, incluyendo a los emigrantes que han debido buscar trabajo en los EEUU.
Nuevamente, al finalizar el documento, el EZLN se propone una consulta y construcción desde las bases pero con una condición: "…un programa que sea claramente de izquierda o sea anticapitalista o sea antineoliberal…"
El otro aspecto a remarcar es que este proceso de construcción de una alternativa de izquierda descarta a las organizaciones electorales sobre la base de un método antiburocrático, "… donde la única paga sea la satisfacción del deber cumplido…"

La discusión sobre una nueva Constitución
Otro elemento de lucha que se plantea el EZLN es el de una nueva Constitución que garantice techo, tierra, trabajo, alimento, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz. Sobre este aspecto sin duda se abren muchas inquietudes. Es un tema que hay que profundizar. No quisiéramos entender que el EZLN estaría por una convocatoria a una Constituyente en este momento. En el marco de un documento programático podríamos entender el planteo de Constitución como una aproximación a los objetivos generales de los trabajadores y el pueblo. Una nueva Constitución mexicana sólo podría ser el resultado de la toma del poder por esta alianza de explotados y desposeídos de la que trata el documento y expresada en el establecimiento de una República socialista o unos Estados Unidos Socialistas Mexicanos. Una constitución socialista necesariamente incorpora el contenido de lo planteado por el EZLN para la lucha por la nueva Constitución.
Quedan muchos elementos más que, sin embargo, tocaremos cuando volvamos a esta VI Declaración y a las acciones que deben impulsarse para concretar este paso de definición tan importante que ha dado el EZLN y que hoy saludamos con grandes esperanzas en que pueda servir de punto de encuentro y partida para hacer avanzar los procesos revolucionarios en América Latina y el mundo.


(Regresar a contenido)