PLUMA No.1

Revista teórica marxista de política, arte y literatura

No. 1 Invierno del 2005

 

República Dominicana:
Se avisoran grandes confrontaciones

Por Joaquín J.
Dirigente de la Liga Socialista de los Trabajadores - LST

 

América Latina está sacudida por luchas de los trabajadores. Sin embargo, la República Dominicana parece no marchar al mismo ritmo. Veremos a continuación aspectos fundamentales de la lucha de clases dominicana que parecen confirmar esta dinámica, aunque también existen síntomas de serios enfrentamientos sociales.

Santo Domingo.- En el curso de 2005 el gobierno de Leonel Fernández ha prolongado los golpes a los trabajadores. El mismo gobierno se congratula cuando escribe en el Memorando de Políticas Económicas para 2004-2006, dirigido al FMI:
" A poco tiempo de asumir el poder, el nuevo gobierno implementó un conjunto de medidas, de ajustes dirigidas a corregir el desequilibrio fiscal heredado, los atrasos importantes en el servicio de la deuda pública y los problemas de liquidez de manera más general. Estas medidas incluyeron: (i) la promulgación, efectiva a partir de 1 de octubre, de una reforma tributaria que, entre otras cosas, aumentó la tasa del impuesto al valor agregado de 12 a 16 por ciento, y elevó los impuestos selectivos a los productos derivados del alcohol y del tabaco; (ii) una actualización en el ajuste por inflación del impuesto selectivo al consumo de gasolina; (iii) la focalización de petróleo; y (iv) la reducción de la nómina del Gobierno Central".
Y como si todo esto fuera poco, el gobierno prepara un nuevo paquetazo económico para inaugurar el Tratado de Libre Comercio con EU y Centroamérica.

Complicidad de las principales direcciones sindicales

Esta serie de paquetazos se inició a principios de los años '90. La misma siguió a un golpe muy duro a la clase obrera. Éste consistió en la destrucción del sindicato de trabajadores de producción y distribución de electricidad, SITRACODE, en 1992.
Este triunfo de la burguesía dominicana y su gobierno se hizo posible gracias a las principales direcciones, populares, campesinas y sindicales. Estas últimas habían convocado una "huelga general levantadas por los huelguistas se incluía el cese de la represión a SITRACODE y demás organizaciones sindicales. Sin embargo, los convocantes del paro lo levantaron a los pocos minutos de haber comenzado. Usaron la "excusa" de la negociación con el gobierno. Como resultado de la misma se institucionalizó la destrucción de SITRACODE. ()
De esta derrota todavía la clase obrera no se ha recuperado. No es que ha dejado de luchar: diversos sectores de trabajadores han salido a pelea por sus demandas, pero sus luchas no han podido alcanzar la fuerza y prolongación de las luchas obreras de los años '80.
La explicación más de fondo de esta situación se relaciona con la política de las principales direcciones de masas. Estas últimas han desarrollado una estela de pactos con los patronos y sus gobiernos. El primero fue en 1992, que legitimó la destrucción de SITRACODE. Dos años más tarde, en 1994, fue el "Pacto por la Democracia". Luego, en la primera administración de Leonel Fernández (1996 - 2000), participaron en la Mesa de Diálogo Nacional. Y desde ahí, hasta hoy día, participan en todas las convocatorias de pactos que buscan frenar las luchas de los trabajadores. Al mismo tiempo, estas direcciones han desarrollado una extraordinaria experiencia corrompiendo a los activistas obreros. Los "orientan" para se opongan a las movilizaciones de trabajadores por sus justas demandas.
Aun en esa situación adversa, los obreros aprovechan cualquier coyuntura para luchar. Así, en 2003 y 2004, participaron en jornadas nacionales de protesta convocadas por direcciones populares y burocráticas. Pero no lo han podido hacer en su propio nombre, sino diluidos en organizaciones populares o de manera individual.
Recientemente los obreros de TOMIDAS iniciaron un movimiento para que sus ex patronos les pagaran sus prestaciones laborales. Ninguna dirección sindical ha brindado su apoyo a esta lucha. Lo mismo ha ocurrido cuando los obreros salen a pelear en defensa de sus prestaciones laborales.
Aunque no se ha anunciado ningún acuerdo, se hace evidente que existe un pacto entre la patronal, las direcciones sindicales y el gobierno para el no pago de las prestaciones laborales. Este pacto no ha sido anunciado, entre otras razones porque sería ilegal. Con el mismo se desconocerían los artículos del 75 al 86 del Código de Trabajo. Para hacerlo legal le correspondería presentar un proyecto de ley que elimine estas reivindicaciones. Pero evidentemente les asiste el temor a la reacción en contra que podrían generar entre los sectores obreros.

Se inician desbordamientos a las direcciones sindicales traidoras
Los temores de las direcciones sindicales traidoras tienen que ver con el hecho de que no controlan todo el movimiento obrero. En sectores de zoneros, en magisterio, la construcción, etcétera, comienzan a darse desbordamientos. Es decir se desatan movilizaciones ocasionales con la oposición de las respectivas direcciones. Una de ellas fue una movilización explosiva en las maquiladoras por el aumento salarial y el derecho a la liquidación.
Los maestros exigen la convocatoria a elecciones sindicales ¡YA!, las cuales tienen un retraso de más de dos años, conforme a los estatutos del propio sindicato. Además de que diversos sectores de base de trabajadores desarrollan paraos y protestas por justas demandas.
Estos desbordamientos son todavía ocasionales, no generalizados. Sin embargo, es muy probable que los mismos marquen las perspectivas hacia la equiparación del proceso dominicano al resto del subcontinente.

7 de noviembre de 2005.

 

Ingresos por Habitante
1998................ US$ 2,068
Tasa de Desempleo
30% (1997)
Población total: 8, 745,000
PIB por habitante ($2002)
Esperanza de vida al nacer h/m
(años): 65.0/72.0

Fuente: Informe sobre la salud en el mundo 2005

La economía depende principalmente de la agricultura y el turismo. El turismo representa ingresos en divisas de más de un mil millones de dólares (2000), mientras que el envío de remesas de parte de los dominicanos residiendo en Estados Unidos y Puerto Rico representan más de 2 mil millones de dólares. La economía dominicana es particularmente dependiente de los flujos de capital desde los Estados Unidos.
La mayor parte de la población dominicana está formada por una mezcla de descendientes de africanos y europeos. Aproximadamente un 11% de los dominicanos son descendientes de africanos, incluyendo a muchos inmigrantes haitianos y sus descendientes. Un 16% son de origen español o europeo. La cultura dominicana es esencialmente hispánica, pero también tiene muchas influencias africanas, antillanas y especialmente estadounidenses.
Desde los años 1960, problemas económicos han provocado la migración de muchos dominicanos a los Estados Unidos. Los dominicanos son ahora uno de los grupos más grandes de latinos en los Estados Unidos.
En años recientes, inmigraciones ilegales haitianas se han incrementado sustancialmente a medida que la población en Haití crece.
La Zona Metropolitana de Santo Domingo-Haina-San Cristóbal es una de las más importantes del Caribe, contando con una población de cerca de 3.7 millones de habitantes.
La República Dominicana es una democracia representativa cuyos poderes se encuentran divididos en tres: Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. El Poder Legislativo está conformado por dos cámaras: El Senado con 31 sedes y el Cámara de Diputados con 152 sedes. El presidente es elegido para un periodo de 4 años.

(Regresar a contenido)