PLUMA No.1

Revista teórica marxista de política, arte y literatura

No. 1 Invierno del 2005

 

La Revolución Mexicana y la guerra de guerrillas no fue considerada por los marxistas clásicos:

Nahuel Moreno

Tocó al teórico marxista argentino Nahuel Moreno (1923-1987) estudiar las transformaciones políticas habidas luego de la Segunda Guerra Mundial. Uno de los fenómenos más relevantes habidos en esas décadas fue la guerra de guerrillas. Al respecto escribió Moreno que:

Las revoluciones más dinámicas, importantes y ricas de esta postguerra, como la china, vietnamita y cubana, se han desarrollado a través de la guerra de guerrillas. Todo el proceso de guerra de guerrillas en el mundo colonial y semicolonial, cuando no llevó a la expropiación de la burguesía, al menos logró la independencia nacional de muchas colonias (Argelia, Angola, Mozambique, etcétera).

Nuestras perspectivas no contemplaban a la guerra de guerrillas de la inmediata postguerra en la magnitud e importancia que ésta adquirió. [Esto se debe a que] se estudió mucho la Revolución Rusa de 1905, la de Febrero y la de Octubre de 1917, pero no hubo un estudio de la Revolución Mexicana, que tuvo un método de lucha igual al que se utilizó en la Revolución Norteamericana, en la Latinoamericana y en la defensa de España de la invasión francesa. Es un método tan importante como el método de la insurrección urbana que se había dado en Europa: la guerrilla.

[Trotsky] llegó a la falsa conclusión de que la historia se repetiría en la segunda postguerra: no habría guerrillas sino sólo insurrecciones urbanas tipo las de los meses de febrero y octubre de 1917 en Rusia.
[Pero, luego de la Segunda Guerra Mundial], cambiaron los métodos generales de lucha con que los explotadores enfrentan al movimiento de masas en esta etapa de crisis sin salida del imperialismo.
Toda vez que les es posible, el imperialismo y sus agentes atacan al movimiento de masas con métodos de la más despiadada guerra civil. Frente a los métodos empleados por la contrarrevolución, surge la guerra de guerrillas como expresión de la necesidad del movimiento de masas de defenderse empleando los mismos métodos violentos.
Al enfrentar siempre a gobiernos proimperialistas y ferozmente dictatoriales, al ser parte del movimiento de masas revolucionario y adquirir un carácter multitudinario, obrero y popular, la guerrilla asume características socialistas. Enfrenta al aparato estatal burgués con la
movilización revolucionaria armada de los obreros y el pueblo. Esto es fruto de su dinámica de clase ya que, por sus objetivos y programa, las direcciones guerrilleras fueron siempre frentepopulistas; al igual que las direcciones burocráticas pequeñoburguesas, ninguna dirección
guerrillera se ha planteado conscientemente hacer la revolución socialista. Pero cuando el movimiento de masas toma el método de movilización guerrillera, ésta se transforma en guerra civil socialista, obrera y popular, que destruye a las bases de sustentación del aparato estatal burgués, las fuerzas armadas.

El oportunismo de las direcciones guerrilleras
La decadencia del imperialismo y los métodos de guerra civil que emplea para enfrentar a los trabajadores afectan al "pueblo" en su conjunto. Esta contrarrevolución burguesa imperialista provoca la rebeldía, no sólo del campesinado, el estudiantado y la clase obrera, sino también de sectores de la pequeña burguesía. Todos estos sectores se vieron obligados a adoptar el método de la guerra de guerrillas para defenderse de la contrarrevolución imperialista y capitalista que los afectaba. La propia burocracia de los partidos obreros, fundamentalmente stalinista, también se ve obligada a emplear este método en algunas circunstancias, ante el avance de la contrarrevolución que le plantea defenderse en forma armada o desaparecer. Todos estos sectores pequeñoburgueses, burocráticos y aun de la baja burguesía que se ven obligados contra su voluntad a luchar con este método, van a dar la base social y política de la dirección de esta guerra de guerrillas, vista la inexistencia de
partidos marxistas revolucionarios de masas que la puedan dirigir. Es una expresión más de la crisis de dirección revolucionaria del proletariado mundial.

[Las direcciones guerrilleras] reivindican la unidad con la burguesía, dividiendo a ésta en sectores progresivos y regresivos. Se intenta así transformar al frente guerrillero en lo contrario de lo que es; se lo convierte en un frente que no lucha contra el punto nodal de la burguesía, su aparato estatal, sino contra algunos sectores burgueses, unido a otros sectores burgueses. De esta forma, esta guerra civil socialista es orientada hacia un frentepopulismo de la peor especie combinado con la guerra de guerrillas.

(Tomado de Informes e intervenciones, I Congreso de la Liga Internacional de los Trabajadores, 1985, Bs. As., Cruz Ediciones, 1991, y de Actualización del Programa de Transición, Tesis XVI y XVII, 1982).

 

(Regresar a contenido)