¡ Detengamos a Calderón y sus contrarreformas!

Luchemos por democracia, empleos y salarios dignos

Falleció el socialista argentino Ernesto González

Por Juan Miguel Reyes

El 17 de julio falleció, a los 83 años de edad, Ernesto González, incansable dirigente socialista argentino, quien dedicara 55 años de su vida a construir un partido revolucionario por la independencia y democracia de los trabajadores. Ernesto sufrió duramente el exilio, perdiendo a su primer compañera en manos de la dictadura militar Argentina. Pero él continuó combatiendo a charros y gobiernos en Uruguay, Perú, Colombia, España y otros países, con la claridad de que el partido revolucionario debe ser construido a escala mundial, no sólo nacional. Siempre insistió en que las conquistas de los trabajadores y el pueblo se logran sólo mediante la movilización y la huelga, y no apoyando las aspiraciones electorales de algún caudillo, menos aún si es de un partido político de los empresarios. Dedicó los últimos años de su vida a documentar por escrito, para las jóvenes generaciones de revolucionarios, la amplia experiencia acumulada de los socialistas de su época. Así realizó la monumental obra El trotskismo obrero e internacionalista en la Argentina . Su obra y su larga trayectoria deben ser una gran referencia para los jóvenes luchadores sociales que hoy están surgiendo en los movimientos que hay en todo México y América Latina.

 ¡Hasta siempre Ernesto González!

Fragmentos de una entrevista a Ernesto González en marzo de 2006:

En el grupo de pehuanos que estudiábamos en La Plata, había un primo de Nahuel Moreno. Cuando conocí a Moreno, yo era simpatizante del Partido Comunista (PC). No podíamos menos que hablar del PC, y bueno, despertó mis inquietudes. Cada vez fui más atraído por las posiciones trotskistas. Me parecieron muy racionales. Después conocí a fondo la vida de Trotsky.

 En aquel entonces, no había tantos grupos trotskistas. Estaban el grupo de Posadas, la UOR (Unidad Obrera Revolucionaria) y el grupito de Moreno. El trotskismo era fundamentalmente un grupo de café ; del célebre Café Tortoni. El trotskismo de Moreno fue una reacción contra ese trotskismo de café , levantando la consigna fundamental de “ir al movimiento obrero”.

 Entonces, yo venía dos o tres veces por semana a militar en los barrios obreros de Buenos Aires. Me instalé fundamentalmente en Crucecita. Había una vieja casa que había sido alquilada por los compañeros, que pasaba de mano en mano. Casualmente, para esa época la abandonaron los compañeros, y yo me fui a vivir ahí. Nunca ha sido tan feliz mi vida como en ese entonces.

 Había mucho trabajo, participar en el gremio de la carne era una tarea fundamental. Teníamos compañeros en las principales empresas y yo me di la línea... bueno, no era mi línea, era la línea del partido... de fortalecer donde teníamos algo, entonces entré al gremio de la carne. Esa fue mi actividad. Una actividad que realicé cometiendo toda clase de errores . Porque ni bien empecé a militar, ya quería ser yo delegado...

 Nosotros sacábamos una vez por mes un boletín, Independencia Gremial ... Y con ese elemento íbamos a ver a los contactos que habíamos hecho con las charlas en el comedor o en el propio trabajo -eso era esencial. Formábamos agrupaciones antiburocráticas. Cuando había elecciones, aunque no nos deschavamos en forma total, las consignas que iban en nuestros volantes nos identificaban. Ya se utilizaba el término bolchetrotskista... para decir “ojo con estos”. Esa era la propaganda que hacía la burocracia en aquel entonces.

 En el 74 y 75 nosotros planteamos La Coordinadora. Y ahí toda la ultraizquierda, los guerrilleros y los no guerrilleros, todos le cedían al peronismo. Y nosotros seguíamos insistiendo en la organización independiente de los trabajadores” .

En abril de 2007 Ernesto González participó en las elecciones legislativas locales de la ciudad de Buenos Aires. Estas son las palabras que dirigió al electorado en un spot de televisión con imágenes de los maestros argentinos marchando y luchando por sus demandas:

Soy candidato a primer legislador por la Capital Federal. En lo único que confiamos es en la movilización de los trabajadores y del pueblo para conseguir... las numerosas cosas que hay que cambiar... para acabar con la explotación.

 Los capitales extranjeros y los capitales nacionales se aprovechan de las leyes actuales para amarrar al resto de la población. No somos los dirigentes los que podemos cambiar la situación, sino es la gente movilizándose, encarando la lucha como lo están haciendo los docentes.

 Vuelvo a insistir, solamente apoyándonos en los trabajadores, y en el pueblo, podemos salir de esta situación sin salida.

El Socialista 329- Septiembre de 2007

 

El socialista argentino Ernesto González

Contenido

Editorial

Carlos Slim, enriquecimiento vergonzoso

Norberto Rivera cómplice de pederastia

Una pírrica reforma fiscal que no quiere pagar la burguesía

Entrevista a los dirigentes de la Vidriera del Potosí*

Solidaridad con las huelgas mineras contra el Grupo México

Oficialistas o de “izquierda”, los dirigentes sindicales buscan la perpetuidad en el poder

Nuestras propuestas al Congreso del STUNAM

Califican legalmente la huelga en Industrias de Ocotlán

Las Afores: un robo descarado

A unos días del informe : represión e impunidad

Falleció el socialista argentino Ernesto González

El POS-MAS se sumó al homenaje

Un esfuerzo unitario para echar a Elba Esther y derogar la nefasta ley del ISSSTE

La voz del Magisterio bajacaliforniano

Por nuestra vida y nuestra historia ¡Fuera Minera San Xavier!