¡ Detengamos a Calderón y sus contrarreformas!

Luchemos por democracia, empleos y salarios dignos

Una pírrica reforma fiscal que no quiere pagar la burguesía

Por Juan Reséndiz

 

PAN y PRI continúan negociando con apremio lo que pretendió ser un importante proyecto de reforma fiscal del gobierno de Calderón. Su objetivo es presentarla en la Cámara de Diputados para su aprobación antes del 8 de septiembre, cuando se presente el presupuesto de egresos e ingresos del 2008. Inevitablemente han tenido que trasquilar un proyecto que nació lisiado de origen. Todo apunta a que vamos hacia un escenario, donde se mezclará la discusión sobre el paquete económico, con la misma reforma.

 

Por lo pronto, podemos subrayar dos importantes hechos en torno a esta iniciativa: La extrema dificultad de Calderón para hacer aprobar su proyecto y la mezquindad por parte de los empresarios para contribuir con recursos al presupuesto federal.

 

La reforma fiscal degeneró en famélica reforma recaudatoria

 

A futuro, el panorama económico del país se antoja sombrío. Añádase a lo anterior la actual crisis de la economía norteamericana y cuyos efectos sin duda nos impactarán. Así que preparándose para esos aciagos días, el presidente panista se encuentra urgido de allegarse recursos que le permitan afrontar las dificultades. Lamentablemente para él y la ultraderecha del país, lo que vitoreaban como la gran reforma fiscal, terminó reduciéndose a una flaca reforma tributaria pues buscaba recaudar 2.8 por ciento del PIB, (alrededor de 300 mmdp anuales); en un país con un rezago tributario estimado en 10 por ciento del PIB (El Universal. 15 /VIII/07).

 

Con lo que no contaba el gobierno federal es que iba a encontrar una gran resistencia de la burguesía a su proyecto. Si de entrada la reforma perdió su atractivo entre los grandes empresarios, un problema se vino a añadir a raíz de las concesiones que la Secretaría de Hacienda se ha visto obligada a otorgar con el fin de hacer pasar su propuesta: reducir su meta de recaudación en poco más de 20 mmdp, aceptar una reforma fiscal a PEMEX y una reforma electoral. Con ello, han tenido que ceder al PRI y a los empresarios.

 

El problema de fondo es que el de Calderón es un gobierno débil, deslegitimado e impopular, como para aplicar medidas de corte neoliberal a rajatabla. Esta posición se explica también por la necesidad que tiene de cerrarle espacios a López Obrador, evitando además, provocar al movimiento obrero y de masas; que se encuentran aún latente en la lucha contra las reformas a la Ley del ISSSTE.

 

La codicia gana, la burguesía se rebela contra la reforma

 

En efecto, para Calderón la falta de condiciones le llevó a la conclusión de que por el momento no podían apretar más el cuello a los sectores más empobrecidos, así que decidieron pedir un pequeño incremento de recursos entre la burguesía nacional e imperialista.

 

En México la recaudación está muy por abajo a la de los países desarrollados. Los ingresos tributarios en el país representan el19% del PIB, mientras que en los de países de la OCDE alcanzan, en promedio, 35.9% del PIB (El Universal 4/VII/07). Mientras que a los pobres, nos ha tocado cargar con la crisis y la adversidad económica; los grandes empresarios gozan de un paraíso fiscal.

 

El sector empresarial paga un Impuesto Sobre la Renta (ISR) muy bajo, con relación a lo que se paga en otros países y con las ganancias que ingresan a las corporaciones (Reforma. 16/julio/07). De esta situación han sido responsables los gobiernos del PRI y el PAN, quienes les han permitido una serie de privilegios como en ningún otro lugar del mundo.

 

No obstante vivir en esta situación de privilegio, los empresarios se niegan a dar una nueva contribución por pequeña que esta sea. La cautelosa y tímida iniciativa del gobierno panista encontró inmediatamente el furibundo rechazó de prácticamente toda la burguesía nacional, quienes encabezados por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) exigieron medidas encaminadas a reducir el porcentaje que por impuestos establece la Contribución Empresarial a Tasa Única (CETU), corazón o alma de esta reforma. Aún cuando las modificaciones hechas por el PRI a la iniciativa toman en cuenta buena parte de las propuestas de la burguesía, no significa que ésta ya se dé por satisfecha. Su avaricia y sed por acumular riqueza es insaciable.

 

 

El Socialista 329- Septiembre de 2007

 

Agustín Carstens, Secretario de Hacienda

Editorial

Carlos Slim, enriquecimiento vergonzoso

Norberto Rivera cómplice de pederastia

Una pírrica reforma fiscal que no quiere pagar la burguesía

Entrevista a los dirigentes de la Vidriera del Potosí*

Solidaridad con las huelgas mineras contra el Grupo México

Oficialistas o de “izquierda”, los dirigentes sindicales buscan la perpetuidad en el poder

Nuestras propuestas al Congreso del STUNAM

Califican legalmente la huelga en Industrias de Ocotlán

Las Afores: un robo descarado

A unos días del informe : represión e impunidad

Falleció el socialista argentino Ernesto González

El POS-MAS se sumó al homenaje

Un esfuerzo unitario para echar a Elba Esther y derogar la nefasta ley del ISSSTE

La voz del Magisterio bajacaliforniano

Por nuestra vida y nuestra historia ¡Fuera Minera San Xavier!